TAL CUAL

SABLAZO. ¿Qué programa o institución del gobierno de Juan Carlos Varela requería los $141 millones que la Asamblea intentó escamotearle al Canal de Panamá? ¿O es que ese dinero lo necesitaban para cubrir el presupuesto de 117 millones que pidió el propio Órgano Legislativo para 2018? Lo que sí es seguro es que en este tablero el diputado Luis Barría no jugaba solo.

ANGURRIA. Claro, hay que reconocer que el personaje se las trae. Ya a inicios de esta administración, en julio de 2014, intentó pasar una ley que declara a Panamá norte como “zona de interés ecológica, turístico y cultural”, lo que habría permitido hoteles con muelles en los lagos del Canal.

SIN NORTE. Por cierto, Barría está haciendo méritos para que el presidente Varela le sancione el distrito de Panamá norte, donde tiene su feudo político.

INEXACTITUD. Entretanto, Varela decía en Nueva York, ante la Asamblea General de Naciones Unidas, que “sería un error que el Gobierno Democrático de Venezuela imponga un modelo político unipartidista”. ¿En serio? Después de todo lo que el régimen de Nicolás Maduro ha hecho, también sería un disparate calificarlo como gobierno democrático.

MODELOS. La que se anotó un par de puntos fue la primera dama, Lorena Castillo de Varela, quien en su calidad de embajadora especial de Onusida para Latinoamérica sumó a la supermodelo británica Naomi Campbell a la campaña de Cero Discriminación. La diputada Katleen Levy, que últimamente le ha dado por las pasarelas, debería sumarse también en vez de estar patrocinando fiestas.

GROSERÍAS. A propósito de francachelas, como si no fuera suficiente con las letras de canciones de mal gusto de algunos de nuestros artistas, el 7 de octubre en el centro de convenciones de Amador se presenta un “artista urbano” puertorriqueño de nombre Bryant Myers, que rompe cualquier parámetro en estas artes. La invitación dice: “Los menores de edad pueden entrar en compañía de un adulto responsable”. Como si fuera responsable llevar menores a escuchar vulgaridades.

VEHÍCULO. Mientras Ricardo Martinelli cumplía ayer 100 días de estar detenido en una cárcel de Miami, en Panamá, en el Súper 99 de la vía Ricardo J. Alfaro, un letrero gigante llamaba la atención. Se muestra a Martinelli con un sombrero pintao y a Marta Linares con pollera y tembleques, buscando votos para las elecciones internas de CD del próximo 15 de octubre. Podrían enfrentarse a la posibilidad de perder las acciones que aún le quedan dentro del partido fundado en 1998.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL