TAL CUAL

EL AUTOGOL. Durante su catilinaria en el Pleno de la Asamblea Nacional, el diputado Luis Barría, palabras más, palabras menos, se comparó con el director técnico de la selección nacional Cheché Hernández. Uno de los presentes le sopló que ahora el director es Bolillo Gómez. Son solo 12 años de desfase, no se le puede culpar por ese errorcito, si anda usando una Constitución vieja, en la cual la ACP no tiene autonomía.

EL DESAPARECIDO. Tal vez, la Fuerza de Tarea Conjunta pueda buscar al subdirector de asesoría legal de la Caja de Seguro Social, ya que hace buen rato que no lo ven por Clayton. Este es el tipo de funcionario que desmoraliza a los que efectivamente trabajan. Ojalá al director Martiz no le tiemble la mano con este tipo de personaje.

FELIZ RETORNO. Hablando de rescatistas hoy vuelven al país los especialistas panameños que fueron a México a ayudar en las operaciones de rescate por el terremoto del pasado martes 19. La nuestra fue la primera delegación internacional en llegar a México, y demostraron lo mejor que tenemos los panameños. Todos son unos héroes.

MALA IDEA. Alguna mente malévola quiere convocar a decenas de miles de jubilados, a finales de noviembre, a que asistan a los diferentes estadios y coliseos deportivos para entregarles en un evento multitudinario los pagarés de los XIII meses atrasados. La lógica y el sentido común sugieren que lo mejor es distribuirlos en los lugares o por las vías en que usualmente cobran nuestros adultos mayores. Señores, no desbaraten con los pies lo que han hecho con las manos.

LA REDADA. Ayer, con la aprehensión del alcalde de La Villa de Los Santos, Eudocio Pérez (primer subsecretario del PRD) y de otros cuatro funcionarios municipales, quedó un tufillo en el ambiente de que La Villa se estaba convirtiendo en un narcomunicipio. Las amplias costas santeñas favorecen el trasiego de la coca, y el dinero sucio de este negocio ha ido penetrando a los pueblitos azuerenses. Quizás esto sirva para que el PRD y los otros partidos políticos depuren sus filas. Y eso que no hemos hablado de los cuatreros.

Edición Impresa