TAL CUAL

TRAGOS. La Asamblea Nacional terminó el pasado martes el período de sesiones ordinarias con un banquete. Después de lo ocurrido en calle 50, en donde una de sus más ruidosas damas no fue muy bien recibida en una protesta contra la impunidad, ¿qué motivos tendrían los diputados para celebrar?

AGENDA. Los diputados tienen dos meses de receso. Pero si le creemos al ministro Álvaro Alemán, el presidente de la República, Juan Carlos Varela, convocará a sesiones extraordinarias. Los temas serían la designación y ratificación de dos magistrados de la Corte Suprema de Justicia, dos suplentes y el fiscal general electoral. Ya pueden imaginarse la batalla política que se avecina.

WATERLOO. Crucemos los dedos para que esta vez el presidente no se equivoque en la designación de los reemplazos de Jerónimo Mejía y Oydén Ortega. Lo cierto es que el PRD, cuya dirigencia adopta una posición cada vez más dura respecto a las decisiones de Varela, podría convertirse en un oponente de peso en el pleno legislativo. Pero también es conocida la “fortaleza” de principios de los diputados -perdón, gladiadores- de CD con o sin Ricardo Martinelli.

‘SURVIVOR’. Otro nombramiento fundamental es del fiscal electoral para el período 2018-2028. Ese cargo era ocupado por el perredista Boris Barrios hasta que “renunció” durante la administración de Ricardo Martinelli. En su lugar panameñistas y CD escogieron a Eduardo Peñaloza, quien se las ingenió para hacer como el avestruz. Lo increíble es que todo este tiempo sobrevivió, sin asfixiarse, en esta posición.

‘PARKING’ Y BAÑOS. ¿Para qué se gastó la Asamblea cerca de $30 millones en un edificio con tres pisos de estacionamientos si periodistas y ciudadanos no tienen acceso a ellos. Y para rematar, en los últimos días de sesiones hasta los baños estaban cerrados. Falta de respeto con los electores.

¡RAYOS! “En el Partido Panameñista las donaciones son usadas para ganar elecciones y mantener el colectivo”. Así dice el comunicado de esta agrupación política liderada por José Luis Varela, luego de que se hiciera público que Jaime Lasso recibió $700 mil de Odebrecht para el partido en la campaña electoral de 2009. Lo extraño es que hubo depósitos en 2011 y 2012. ¿No les alcanzaba el subsidio estatal? ¿A santo de qué recibieron estos fondos?

AJEDRECISTA. Un día después de la marcha contra la impunidad, José Ayú Prado circuló entre sus colegas una consulta constitucional sobre los “procedimientos de tramitación compleja” (léase casos de alto perfil). De él se dice de todo, pero nadie pone en duda sus lecturas de Maquiavelo.

FAMILIA. Silvana Manzini De Obarrio consignó $500 mil para salir de la cárcel mientras se le investiga por presunto enriquecimiento injustificado. No se sabe si usó platita guardada o una finca sacapreso. Se ignora el paradero de su muchacho Chichi De Obarrio y de la esposa de este, todos imputados por los mismos cargos. De Obarrio laboró en la Presidencia como secretario de Martinelli y, según un informe de auditoría, incrementó súbitamente su patrimonio. De ahí que los fiscales sospechen que forma parte del clan de los que entran limpios al gobierno y salen requete millonarios.

Edición Impresa