TAL CUAL

¡VAYA! Si nos atenemos a lo dicho por el presidente Juan Carlos Varela, ahora las “donaciones políticas” que recibió el Partido Panameñista en la campaña de 2009 son equivalentes a los pagos por servicios de publicidad de los medios de comunicación. Las donaciones políticas, señor presidente, sí son legales, pero hoy día está muy claro por qué Odebrecht lo hacía. En 2009, medio país lo sospechaba, tanto que su antiguo aliado político, hoy preso en Miami, Ricardo Martinelli, le llamaba la “cinta coimera”.

¡JUS-TI-CIA! Una de las audiencias más esperadas se dio ayer, coincidiendo en parte con el partido Panamá-Irán. Los brasileños, incluido André Rabello, el mandamás de Odebrecht en Panamá durante los años en que –hasta donde sabemos– se pagaron los sobornos, señalaron con nombre propio a los personajes que hemos visto desfilar por las fiscalías y a otros no menos importantes. Queda en evidencia que las coimas fueron mucho más grandes de lo que se decía y que los bancos no se pueden lavar las manos. Mientras tanto, a los protagonistas los podemos ver con medidas como casa por cárcel o tomando bebidas en El Renacer junto al tío Pipo. ¡Que-re-mos que se ha-ga jus-ti-cia!

MAGNATE I. En otras noticias, Carlos Slim, a través de sus empresas y asociados, se ganó entre miércoles y jueves dos licitaciones por casi $900 millones para ampliar a seis carriles unos 50 kilómetros de la vía Interamericana. ¡Aquí cerquita, en Capira...!

MAGNATE II. El monto es tan abultado que Marcelo Odebrecht, preso en Brasil, debe estar muerto de la envidia. Bueno, ni tanto, porque según el diario Folha de Sao Paulo, en diciembre próximo sale de la cárcel para seguir pagando su condena negociada de 10 años con alguna medida cautelar. Afortunadamente, asediado por los fiscales brasileños, el todopoderoso presidente del imperio Odebrecht decidió interpretar una ópera en un tono tan alto que se escucha en todos los confines de la Tierra.

ESPERANZA. Afinemos el olfato o crucemos los dedos para que sea 100% cierto lo dicho por Varela: que los $10 mil millones licitados en su administración no han implicado el pago de un solo centavo en coimas. De lo contrario, cerremos y tiremos la llave del país.

EJEMPLO. Las cámaras de videovigilancia sí funcionan. Este miércoles, la Alcaldía de Panamá detectó que un grupo de personas, por medio de una grúa, bajaba un contenedor-barbería de un camión para colocarlo en una vereda en Calidonia. No tenían ningún permiso. Por supuesto, no faltarán las voces de siempre: ¡pobrecito el barbero! Pero el interés público y el respeto a las normas debe prevalecer.

LA VILLA. Todavía ayer voceros de la Alcaldía del distrito de Los Santos, dominada por el PRD, reclamaban a Varela $50 mil para la organización de los desfiles de hoy para celebrar los 196 años del primer grito de independencia. En tanto, Mariela Vega preparaba con su gente su propia esquina. Por los vientos que soplan, hoy habrá, al menos, tres tarimas: la de los PRD-alcaldía, la del Gobierno y la de los CD. Quien sí no se puede aparecer es el alcalde separado, Eudocio Pérez, quien tiene medida cautelar de arresto domiciliario, tras ser detenido como parte del operativo antidrogas Lava Gallo, digo... El Gallero.

Edición Impresa