TAL CUAL

HOY. Marcelo Odebrecht empieza su arresto domiciliario en su mansión, después de haber abandonado la cárcel federal de Curitiba. Ahora que volverá a sus suntuosos aposentos sería bueno que pensara en todos los niños que se quedaron sin escuela, los enfermos sin medicina, las familias sin viviendas y los países sin justicia por culpa suya y de su maldita avaricia. Nada nos devolverá lo que se destruyó con su corrupción.

EL JINETE. Qué tal si te digo que Guillermo Ferrufino fue visto el fin de semana pasado cabalgando en Penonomé. No sabemos si el caballo que montaba es de los que les hablan a los abogados, pero parece que el exministro la pasó muy bien. ¡Qué bonita es la libertad!

CASUALIDAD I. Así como uno no escoge a su familia, tampoco puede escoger a sus cuñados, por lo que no podemos atribuirle a Ferrufino el comportamiento del suyo, Dionisio Rodríguez, ex director legal del Mides (cuando Ferrufino fue ministro) y actual presidente del Colegio Nacional de Abogados.

CASUALIDAD II. Lo cuestionable no es que el CNA descalifique a las candidatas a magistradas, sino que haya guardado silencio sobre la decisión del juez Leslie Loaiza de soltarle los millones a Guardia Jaén (que ahora él mismo ha ofrecido devolver); que haya defendido la decisión de la jueza Lania Batista en el caso Odebrecht; y que se haga de la vista gorda con la viajadera de Ayú Prado. Ambos frecuentan el mismo bar, casi siempre los mismos días y a la misma hora. Con razón. Ahora todo empieza a tener sentido. ¡Salud, capi!

SUSURROS. Ahora que el ministro de Trabajo, Luis Carles, se va a dedicar tiempo completo a la política, parece que su relevo será el actual director del Inadeh y ex secretario general del Ministerio de Trabajo, Samuel Rivera. Casi buscan a Cecilio Cedalise para ocupar ese puesto, pero ya estaba haciendo otras cosas que parecen más importantes. ¿Cómo se sentirá la vice?

Edición Impresa