TAL CUAL

PROHIBIDO OLVIDAR. El 9 de enero de 2011 murieron incinerados en el centro de menores de Tocumen estos cinco jóvenes panameños: Alexis Batista, Benjamín Mojica, José Frías, Omar Ibarra y Víctor Pardo. Ellos también son mártires de la injusticia.

CHUPATA 1. Genaro se adelantó un poco a la conmemoración del día de duelo, y en la noche del 8 de enero fue parte de un accidente en el corredor Norte. Aunque veterano de estas lides, el camarada debería buscarse un buen compañero que le sirva de conductor designado.

CHUPATA 2. Saúl declaró ayer, palabras más, palabras menos, que lo de Genaro no debía confundirse con la causa de la conmemoración del Día de los Mártires. Sería muy bueno que les explique eso a sus compañeros de Frenadeso, que estuvieron muy calientes en las redes sociales contra la concentración anticorrupción alegando la reputación de algunos de los convocantes. Como bien decía el pasaje bíblico, “con la medida con que medís, os volverán a medir”.

REMEMBRANZAS. Otros que habrán recordado el Día de los Mártires con mucho honor y dignidad son los dos directivos de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Nicolás Corcione y Henry Mizrachi, que han evitado la justicia con la complicidad de muchos otros. Seguro que ayer pensaban en el sacrificio de mártires como Ascanio Arosemena y Rosa Landecho, que entre muchos hicieron posible que ellos fueran directivos de la ACP. Esta deshonra no la borra nada.

CONSIGNA. Bien clarito quedó que los miles de personas, sobre todo jóvenes, que se concentraron ayer en la cinta “coimera” reclamaban justicia y el rechazo universal a Odebrecht, y expresaron su repulsa al tortuoso camino de los casos de alto perfil. Hoy van a presentar un anteproyecto para aplicar la muerte civil para los corruptos, es decir, que no podrán ser contratados por el Estado ni desempeñarse como servidores públicos. Ahora es cuando los políticos tienen que demostrar que el pueblo es primero.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL