<div class="nav-bot-temas"></div>

Tal cual

JUGANDO CON FÓSFOROS. En su columna de ayer, JR Mulino sugirió la inclusión de una quinta papeleta en las elecciones de 2019 para que el elector decida a favor o en contra de una constituyente originaria. Esta propuesta desconocería la limitación del artículo 314 de la Constitución, que solo permite una constituyente paralela. Según Mulino, el nuevo presidente estaría obligado a cumplir con el mandato popular y tendría que convocar a la constituyente originaria. ¿Acaso olvida cómo su exjefe se burló de los notables que trabajaron un borrador de nueva Constitución? Pero como no decía que el presidente se podía reelegir, lo tiró a la basura. ¿Por qué habríamos de creer que las cosas ahora sí serían distintas?

EDUCACIÓN 101. Desde el domingo por la noche, los muchachos de Ayudinga comenzaron a subir más de 700 videos educativos y gratuitos de física, química y matemáticas, a razón de 3 por día. Aplausos de pie para esta iniciativa innovadora para los estudiantes. A ver si los señores del Meduca comienzan a imitar este tipo de ideas tan necesarias. Un programa piloto para la educación sexual, por ejemplo.

¿GULA?  En el presupuesto de la Asamblea hay un renglón denominado “alimentos para consumo humano”, para el que se ha destinado 1 millón 50 mil dólares para el presente año. Eso da un promedio de 3 mil 900 dólares diarios (sin contar fines de semana). Pero en el mes de enero ya consumieron un tercio de ese presupuesto, unos 310 mil dólares, o sea, un promedio de 13 mil 440 dólares diarios. A estos, encima hay que alimentarlos. Esto ya es el colmo...

JUEGA VIVO. Los diputados parecen estar dispuestos a apoyar la ley de imprescriptibilidad de los delitos de corrupción, pero no como llegó, sino como ellos quieren que quede; es decir, con las puertas traseras necesarias para mantener la nunca bien aplaudida, apreciada e invalorable impunidad. Pero recuerden, señores diputados, que todos estamos conscientes de lo que pasa cuando los ratones son los que cuidan el queso.

DESCARO. Para supuestamente aclarar dudas respecto al proyecto que propone la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción, los diputados del PRD otorgaron cortesía de sala al pleno legislativo al presidente del Colegio de Abogados, Dionicio Rodríguez, y al presidente de la Asociación de Abogados Penalistas, Alfredo Vallarino. O, dicho de otro modo, al exasesor de Legal del Mides en la gestión de Guillermo Ferrufino y a uno de los integrantes más conspicuos de un grupo delincuencial que en los 90 se dedicó a robar Rolex. Con razón las cosas en la Asamblea están como están...

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL