<div class="nav-bot-temas"></div>

Tal Cual

¡ALTO! “Caminando en los zapatos de Martinelli” sería el eslogan de Riccardo Francolini, quien aparentemente ha decidido imitar a su mentor y rescatar la célebre campaña del año 2004. Por esa razón, ayer apareció conduciendo un taxi por la Rana de Oro. Esta ocurrencia sería todo un desafío a las leyes del tránsito, ya que –hasta donde sabemos– no cuenta con la licencia de conducir tipo E, necesaria para el transporte público de pasajeros. Por lo menos no le ha dado –todavía– por querer organizar carreras de chicheros en la cinta costera o brincar en colchonetas en La Cáscara.

APOLOGÍA. A propósito de locos, Fary Levy –que en el gobierno de Martinelli ocupó la dirección de Pandeportes y la subdirección del INAC– ha recurrido a su cuenta en Twitter para hacer un anuncio/apología de la corrupción. “La corrupción construye casas, centros de salud, hace carreteras, da becas, subsidios…”. Solo ella sabrá por qué lo dice. Ojalá lo próximo no sea utilizar esos mismos argumentos para defender el clientelismo, el blanqueo, la trata o el narcotráfico.

ENCUMBRADO. Después de los viajes a Roma y Jordania, la siguiente parada de la alfombra voladora será en la Cumbre de las Américas, que se realizará en Lima, Perú, el 13 y 14 de abril. Ánimo, que en 15 meses ya no viajará más con nuestro dinero.

ESLOGAN. ¿Qué tienen en común las campañas electorales para presidente de Nicolás Maduro en Venezuela y la del PRD en Panamá? Bueno, que “juntos todo es posible”. Sí, tal parece que se juntaron para crear un solo eslogan de campaña... o sencillamente alguien se copió. Lo que sí está claro es que, sin importar color ni país, los políticos siempre comparten los mismos “ideales”, la misma “moral”, las mismas fortunas, las mismas acusaciones y las mismas excusas. Por favor, más creatividad, que sí se puede...

¿1968? Y hablando del partido de Omar, ayer se reunieron supuestamente todos los aspirantes presidenciales del PRD con la dirigencia del partido, rumbo a la inscripción nacional del próximo 22 de abril. Lo preocupante fue que varios de sus seguidores en redes sociales pedían que el PRD volviera a las formas de gobierno de antes de 1990. ¡Ojo! Eso quiere decir volver al Estado fallido, sin más ley que la de un solo hombre. Con razón, “todo es posible” con esta gente.

‘‘‘AYUDA’’’. Si alguien sabe apadrinar sinvergüenzuras es el Gobierno. Ahora resulta que el MOP tendrá que indemnizar a un poco de “comerciantes” que se instalaron como Pedro por su casa en la servidumbre de la Transístmica, lo cual impide el avance de sus mejoras. Como van las cosas, solo falta que les hagan un mall para que puedan trasladar sus desleales actividades “comerciales”.