Tal Cual

PLANIFICACIÓN. Estamos a nueve meses de la celebración de un evento multitudinario, con la llegada de decenas de miles de peregrinos para la Jornada Mundial de la Juventud. Urge que los organizadores comiencen a dar información que permita al Estado y a la empresa privada tomar decisiones con tiempo, especialmente sobre los días de asueto que se tendrán que dar para poder dar cabida a los visitantes. Hay que evitar las improvisaciones como sucedió aquella madrugada en que la Sele ganó su pase al Mundial y el presidente dio el día libre.

AL PAN, PAN. En la Cita Eucarística del domingo se vieron caras conocidas y otras menos, pidiendo a las alturas por sus familiares detenidos en las bajuras, acusados de corrupción. Quizás no sirva de mucho, pero tengan en cuenta que el perdón empieza por el arrepentimiento (y devolver el dinero mal habido). Ese es el camino, lo demás son puras pifias.

ESTRATAGEMA. Los sabios que asesoran a algunos aspirantes a candidatos a puestos de elección popular están proponiendo a sus clientes que, en vez de destacarse por sus propuestas de gobierno o por su organización de campaña, se dediquen a demandar a su competencia para sacar del camino a algunos molestos críticos. La carrera puede terminar siendo de abogados y no de candidatos.

‘FAIR PLAY’. Ayer, durante el tercer día de cuestionamientos al ministro de Obras Públicas en la Asamblea, la diputada de San Miguelito preguntó y preguntó sobre temas relacionados con Colón, Chivo Chivo, Albrook, Clayton. ¿Será que la candidata, perdón, la diputada, estará allanando el camino hacia las primarias del PRD? Después que no se diga que solo los del gobierno son los que tienen ventaja sobre los demás.

EL OMNIPRESENTE. La Casa Blanca publicó una foto que ilustraba, supuestamente, el momento en el que Donald Trump daba la orden de atacar Siria. En la foto, Trump salía junto a su vicepresidente, Mike Pence. La cosa es que justo en ese momento Pence estaba en Lima. ¿Fake news?

MANIPULACIÓN. Suntracs publicó ayer que en 2017 el sector de la construcción aportó al producto interno bruto $10 mil 697 millones: $1,572 millones en salarios y $9,125 millones en ganancias para los empresarios. Asumiendo que esos valores son correctos, ello no quiere decir que fueron ganancias, cuando en ese renglón hay incluidos gastos (financiamiento, materia prima, costos de tierra, permisos, infraestructura y un largo etcétera). No hay duda de que se deben negociar mejores salarios, eso es un hecho, pero sean serios. Tal parece que ese análisis lo hubiera hecho Maduro, el rey de los disparates.

Edición Impresa