Tal Cual

LECTURA RÁPIDA. La semana pasada, cuando el proyecto de ley 53 -que derogó el contrato ley de PSA- fue llevado al pleno legislativo, correspondió su lectura al secretario general de la Asamblea, Franz Wever. Sí, fue él quien lo leyó -con sus respectivas modificaciones- en voz alta. El problema es que lo hizo tan rápido y con tan mala pronunciación, que ni con subtítulos se habría entendido lo que decía. O Wever tenía pereza de leer el proyecto -que completo tenía seis artículos- o sabía que algo muy turbio se escondía ahí.

OPORTUNIDAD. La ACP pretende reducir el número de marinos en los remolcadores, supuestamente por cuestiones de eficiencia. No estaría de más hacer un ejercicio similar en la junta directiva de la entidad. Hay dos directores que ni siquiera van a las reuniones, y no pasa nada. La única que los regaña es Angélica.

BURLA. A solicitud del Tribunal Electoral, la Cancillería envió a un grupo de notificadores a Miami, para informar a los hermanos Martinelli Linares de la solicitud de levantarles el fuero penal electoral, como parte de la investigación del caso Blue Apple. Usted ya se imagina lo que ocurrió cuando los notificadores llegaron al edificio Atlantis en 2025 Brickell Ave.: nadie les atendió. Y ese era el sitio que el abogado de los príncipes aportó al TE como la dirección actual de sus clientes. Una burla más al debido proceso. Estos individuos tendrán alguna razón muy poderosa para no despojarse del fuero ni para ir al baño. Si Cholo Chorrillo tuviera uno, tampoco lo haría.

HONORES. Lorena Castillo de Varela se encuentra en China, donde fue recibida con los honores propios de una visita de Estado. Solo falto un séquito de pajes tirando pétalos de rosa a su paso.

Edición Impresa