Tal Cual

BURLA. Qué divertido es tío Pipo. Ayer llegó al Ministerio Público riendo a carcajadas, aunque adentro lo esperaba la fiscal para un careo con Cristóbal Salerno por el caso de Financial Pacific. Si el tío Pipo sigue libre pese a la gravedad de todo lo que se ha dicho en su contra en varios casos –centro de convenciones de Amador, riego de Tonosí, New Business…- , lo del careo con Tobín le debe sonar como a chiste de Pepito.

REGRESO. Ayer, Juan Carlos Navarro se presentó ante la Comisión de Elecciones del PRD, a fin de llenar el formulario para abrir las cuentas que exige el Tribunal Electoral a los aspirantes a la Presidencia de la República. Hace cuatro años, luego de su derrota en las urnas, anunció una reestructuración total del partido y prometió que el colectivo “asumirá su responsabilidad en la tarea de reconstruir la institucionalidad democrática y contribuir a la gobernabilidad del país”. Ustedes bien saben que eso no sucedió. Muy duras deben andar las cosas por el PRD, cuando deben recurrir a figuras como el Toro y Navarro.

JUNTOS Y REVUELTOS. Todo parece indicar que la alianza del PRD y de CD para lograr el control absoluto de la Asamblea Nacional tendrá efectos más duraderos, pues es el ensayo de una alianza política de cara a las elecciones de 2019, en la que ambos partidos tendrán que negociar, además de la cabeza de la nómina, el candidato para la Alcaldía de Panamá. Para muchos diputados de CD, tal alianza es como volver a estar en casa, pues hace unos años dejaron el PRD para acomodarse en las filas de CD

PROPÓSITOS. Y si el primer acto de la alianza legislativa PRD-CD queda sellado con la firma por insistencia de la planilla 172, ya podremos imaginar para qué se va a unir esta gente. ¡Con razón Martinelli está apurado en venir!

FAMILIA. Tras convertirse en ley de la República el proyecto legislativo que crea la red de madres cuidadoras de infantes, los diputados marido y mujer Agustín Sellhorn y Marylín Vallarino expresaron su satisfacción por esta nueva ley. Y no es para menos, pues la Asamblea Nacional es para su descendencia y parentela el hogar proveedor de salarios a la familia desempleada.

DESPILFARRO. El diputado Luis Barría cree que porque puede justificar la asistencia de 24 personas que trabajan en su despacho, debemos ver con buenos ojos estas contrataciones. Pues no es así, porque es muy difícil que pueda explicar cuatro conductores, uno ganando mejor que un médico de medicina general. En promedio, el diputado gasta 5 mil en conductores. Realmente esta gente cree que son reyes.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL