Tal Cual

PUPILO. Riccardo Francolini ya se convenció... perdón anunció que no correrá para las primarias presidenciales de su partido. Según él “No puede ser el orgullo personal lo que haga perder a Cambio Democrático” y, para rematar instó a sus copartidarios a llevar una “campaña de altura y sin agresiones”, lo que no quedó claro es si está con Dios... o con el diablo.

INCOHERENCIA. La defensa del expresidente insistió ayer en que se le entregara el sobre con el nombre y las generales del testigo protegido en el caso de los pinchazos. Al parecer estos juristas tampoco entienden el propósito de proteger a un testigo en este tipo de casos, o ¿de quién creen ellos que se le está protegiendo? Cuidado les sale la bruja...

‘MENTINELLI’. Si hay algo claro con el expresidente, es que cuando dice una cosa, hace exactamente lo opuesto, como cuando dijo “en mi gobierno se puede meter la pata, pero no la mano” o “tengo cáncer de próstata” o “voy a regresar voluntariamente a Panamá”. La última es que no va a permitir un acuerdo de pena. Al buen entendedor, pocas palabras.

OBRAS. Martinelli estrenó lectura ayer. Llevó a la audiencia un libro del escritor andaluz Juan Eslava Galán, llamado Los Templarios. De este autor le podemos recomendar otros títulos, como Verdugos y torturadores; Cuentos crueles; Coitus interreptus. Le recomendaríamos La vida amorosa en Roma, pero seguro que ya lo leyó.

BEBIDAS. En la audiencia de ayer del expresidente, una exministra no hacía más que llevarse una botella de plástico a la boca. Esperamos que lo que tomaba fuera agua. Anteriormente, tras tomar el contenido de botellas similares, su comportamiento y vocabulario dejaban de ser corteses. Algunos expertos concluyeron que lo que tomaba era té, pero le faltaban unas letras que definían mejor su contenido. ¡Órale, güei!

EQUINO. Parece que el maestro borrachón o más bien el exministro de Desarrollo Social cambió su caballo cuarto de milla por un ponny. En redes circula una foto muy tierna de él y el caballito, en la que parece que el equino le susurraba algo al oído. No hay duda de que quien esté al lado del reo aprende a hablar con los caballos.

CUENTO CHINO. La diputada presidenta de la Asamblea Nacional, Yanibel Ábrego, lideró una comisión investigadora -que tendría un mes para revelar sus conclusiones- sobre el uso de fondos por parte de sus colegas, destinados a donativos, subsidios y contratos. Han pasado 14 meses y la señora parece haber enterrado la investigación. Ya lo dice el dicho sabio y popular. “caimán no come caimán”.

Edición Impresa