Tal Cual

JAQUE AL REY. La preocupación empieza a sentirse en relación a los recursos de la defensa del inquilino de El Renacer, pues el caso tambalea, y no precisamente por un asunto meramente procesal. Como se sabe, los acusadores no son las únicas víctimas de los pinchazos, y ahora algunos espiados -desde lo alto de sus puestos- se han dando cuenta de ello, y no por lo que reposa en la carpetilla del fiscal, sino por “mensajeros” que advierten que algunas grabaciones hasta ahora ocultas podrían “liberarse” si no obtienen lo que exigen. Este país es muy pequeño para guardar grandes secretos.

MENSAJE DE UNIÓN. Camacho ha hecho un llamado para que el día de las primarias de CD -el 12 de agosto- “cada voto de los miembros exprese el cariño y el aprecio de este partido para con su líder indiscutible [Ricardo Martinelli]”. Habrá que preguntarle si en esta particular muestra de afecto también cuentan los votos que son a favor del “varelista” y “traidor” Rómulo Roux.

HASTÍO. El diputado Elías Castillo anunció que no buscará la reelección. Después de 30 años calentando una curul, cualquiera pierde las ganas. Lástima que se va sin divulgar su planilla. Como cuartel de invierno todavía le quedan el Parlatino y la junta directiva del Canal de Panamá.

CLARIVIDENTE. Dice Sidney Sittón que la defensa de Ricardo Martinelli solo necesita dos días para revisar los siete cuadernillos con las transcripciones de las interceptaciones a los “objetivos” del Consejo de Seguridad Nacional. Si el acceso a dicho material había estado vedado hasta ahora, ¿cómo Sittón sabe cuánto tiempo requiere su revisión? ¿Acaso su cliente le informó lo que hay ahí, porque ya conoce el contenido de las 3,500 fojas de las carpetillas? ¿Será que ese es el mismo material que supuestamente recibía en la Presidencia de la República todos los días a las 7:00 a.m., en un sobre de papel manila, como han declarado varios exespías del referido Consejo? Después dicen que no…

AL BÁLTICO. El magistrado fiscal Harry Díaz se acogerá a 17 días de vacaciones a partir del próximo martes, coincidiendo con el periodo otorgado a los abogados de Martinelli para que revisen las siete carpetillas. Hace bien. Si ese contenido luego es divulgado –desafiando así las órdenes del magistrado de garantías-, nadie podrá decir que fue él.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL