Tal Cual

PEDIGÜEÑOS. La sustentación del presupuesto general del Estado en la Comisión de Presupuesto se convirtió en toda una letanía... pedían carreteras, puentes y hasta dinero para solucionar sus problemas circuitales. ¿Será que pensaron que estaban en una sesión del Consejo Municipal?

DEMAGOGIA. El presidente de la comisión, Benicio Robinson, dijo que fiscalizarán hasta el último centavo del presupuesto estatal y que para ello tiene un equipo experto. ¿Por qué no comienzan por supervisar las finanzas de la Asamblea, el millonario gasto en combustible o lo que hacen los promotores deportivos y comunales? ¡Qué tupé, caldero le dice a paila!

‘ROCK STAR’. La Feria Internacional del Libro recibió en su último día a un visitante inesperado: el magistrado Jerónimo Mejía. Algunos, al reconocerlo, le pedían tomarse un selfie y él, con gesto afable, posaba para la foto. Sin duda, una buena novela sería todo lo que este jurista ha tenido que lidiar desde el año 2015, cuando fue designado juez de garantías del proceso seguido a Martinelli por el caso de los pinchazos. El prólogo lo podría escribir el juez Edwin Torres.

DIABLURAS. Raisa Banfield ha confesado en una entrevista que decidió aspirar a la Alcaldía de Panamá por la libre postulación después de que el alcalde José Blandón decidiera no reelegirse para el cargo. La Alcaldía no puede quedar en manos de “cualquiera”. Ese aprecio no parece ser recíproco, dado que en la misma entrevista Banfield reconoció que Blandón no está en la lista de firmas que apoyan su precandidatura. Como dice el viejo adagio: “mal paga el diablo a quien bien le sirve”.

EL GENEROSO. Por dar un “apoyo”, el vicepresidente de la Asamblea Nacional, Leandro Ávila, ha quedado enredado en una denuncia que interpuso en su contra el contralor. Ese apoyo consistió en darle graciosamente un contrato por servicios profesionales a una mucama de la expresidenta Mireya Moscoso. Pero, seguramente, la denuncia ni lo ha hecho pestañear. Ha debido largar un hipototámico bostezo, porque sabe que allá en la Corte los cocodrilos no comen cocodrilos.

LA HONORABLE SARA. A las primarias del PRD se ha postulado una cara conocida para disputar una nominación para una curul en la Asamblea Nacional: Sara Montenegro, la exdirectora de asuntos legales de la firma Mossack Fonseca. No hay duda de que buscó un buen refugio y se vistió con el blindaje del fuero electoral. Pero si no gana, siempre podrá encontrar en esos círculos clientes interesados en sus vastos e invaluables conocimientos, porque si de algo puede presumir la abogada, es que sabe jugar muy bien a las escondidas.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL