Tal Cual

SALPIMENTAR. Mariela Ledezma y Annette Planells son las nuevas demandadas por la gente innombrable. Para el que dice no tener un real, su despliegue de servicios legales hace dudar seriamente que al salir del resort no tenga qué comer. Esta gente, además de innombrable, es algo retorcida.

EPIDEMIA. Parece que los diputados reciben tratamiento psiquiátrico en el mismo pabellón donde atienden al otro, porque ahora ellos tampoco quieren ser mencionados en redes sociales por el movimiento en contra de la reelección. O la esquizofrenia es contagiosa o los políticos son propensos a ella.

ASUETO LEGAL. El expresidente Martinelli pretendía que el juez de garantías Jerónimo Mejía le diera permiso para salir de prisión y presentar denuncias contra magistrados de la Corte –incluyendo, muy probablemente, al propio Mejía-, la procuradora Kenia Porcell y los directores del Sistema Penitenciario y de El Renacer. Este hombre se pudo candidatear con un poder dado a sus abogados, pero para poner quejas a la Asamblea, la fiscalía y la Procuraduría de la Administración, quiere un permiso especial de salida. Tupé.

‘#NOALAREELECCION’. Si la diputada “polinfluencer” Katleen Levy pretendía suspender la campaña del hashtag, claramente logró el efecto opuesto. La frase es tendencia en Twitter y ahora también han surgido gorras y camisetas con la frase. Lo próximo serán las vallas publicitarias y los grafitis. La verdad es que algunas, mientras más calladitas... más bonitas.

CINISMO. Con la reacción de varios diputados al uso de las planillas, las donaciones, los contratos, los viajes y -más recientemente- la lloradera por el movimiento contra la reelección, surge una nueva campaña que está ganando seguidores en las redes: #cínicos. Así o más claro, diputados... rendición de cuentas, le dicen.

COLMO. El precandidato del PRD Nito Cortizo tiene como tema de campaña que el próximo presidente debe defender los intereses del país y no robar. Y uno que creía que los discursos debían abordar soluciones a problemas como la educación, la seguridad y el desempleo. Pero ahora hasta se pueden ganar votos prometiendo ser honesto.

Edición Impresa