Tal Cual

ELEMENTAL, WATSON. En tiempos en que no hay forma humana que un funcionario le diga a uno categóricamente si van a investigar a aquellos que tenían “lasos” con la “donación” de Odebrecht al Panameñista, el alcalde capitalino y candidato presidencial de ese partido, José Blandón, quizá abrió una ventana ayer. Al ser preguntado en Telemetro Reporta por su opinión sobre el informe de las fiscales anticorrupción, contestó: “Estoy seguro de que en todas las campañas presidenciales que ha habido en Panamá, de 2004 para acá, todos los candidatos presidenciales debieron recibir coimas... perdón, donaciones, de parte de Odebrecht”. En quién estaría pensando. A mí que me parta un rayo...

EJEMPLO. Las ironías de la vida ... El pueblo chino es reconocido, entre otras cosas, por su total entrega al trabajo. Pero resulta que con la llegada del presidente de la República Popular China a Panamá, Xi Jinping, al Gobierno no se le ocurrió mejor idea que enviar a los empleados públicos del área metropolitana a su casa el próximo lunes desde el medio día. Uno no puede menos que preguntarse si en Pekín harán lo mismo si Varela decide visitar ese país. Así no saldremos del tercermundismo.

MEME. El Concejo Nacional de Representante Suplente (sic) entregó al diputado Benicio Robinson una placa de agradecimiento por haberles conseguido su chambita en forma de salario. En su placa, los suplentes citan un meme –sí, sí, un meme– traducido al español: “Reglas para hacer el bien...”, cuyo texto no fue pegado totalmente a la tabla por falta de espacio. Pero, termina así... “[Haz todo el bien que puedas], a todas las horas que puedas; mientras y siempre que puedas”. No se moleste, señor Robinson, por el meme. Ellos hacen exactamente lo que ustedes también hacen: copiarse.

‘LA PUYA’. Por cierto, que Benicio dice que eso de hablar de sus bates de béisbol es pura morosidad, perdón, morbosidad. Dice que así como hay bates de cientos de dólares, hay balones de fútbol que van de $5 a $60, para jugadores profesionales. “A nuestros indígenas no le vamos a dar bates de hierro ni de madera” que se rompen con el primer batazo, afirmó. Señor Robinson: no son los bates, son los cuentos que nos echa cada vez que se le pregunta dónde están.

Edición Impresa