<div class="nav-bot-temas"></div>

Tal Cual

NEGOCIOS. El fallo que declaró inconstitucional la norma que obliga a los comercios a facilitar estacionamientos gratuitos por tres horas quizás no sea de nuestro gusto, pero es lo que corresponde. Este es un asunto que concierne a nosotros, los clientes: si alguien no está de acuerdo con pagar estacionamiento en un mall, pues que haga sus compras en otro lado. Es ley de mercado. Solo hay que ir a esos lugares que ofrecen estacionamiento gratis, que sí los hay.

PENDIENTE. Ahora que el presidente de la República ha decretado el cierre de las oficinas públicas a partir del mediodía de los días 24 y 31 de diciembre, solo falta conocer los horarios de las oficinas públicas durante la JMJ. Señor Varela: recuerde que este tema tiene consecuencias para la empresa privada, que también debe programarse. A ver si lo informa antes de que sean ratificados los próximos magistrados de la Corte Suprema.

OBSEQUIO. El presidente dejará un regalito explosivo al gobierno entrante: más de $3 mil 600 millones en obras construidas bajo la modalidad de “llave en mano”. Y para cuando termine su período es muy probable que la deuda sea mucho mayor. Son meros eufemismos, porque deuda es deuda y hay que pagarla. No es un invento de Varela, sino de la pasada administración que al presidente de turno le ha gustado tanto como a su inventor.

REGALÖN. El diputado Crispiano Adames organizó varias fiestas para celebrar a las madres de Santa Ana, Curundú y Betania, residentes en su circuito. A las homenajeadas les regaló televisores, refrigeradoras, estufas, microondas y electrodomésticos. Cualquier despistado habría podido confundir tal generosidad con un acto de compra de conciencias. Este relajo se acaba el día que los “beneficiados” agarren los obsequios y, llegado el momento, voten por quien les dé la gana.

BONO. A propósito de regaladera, el ministro de la Presidencia, Jorge González, pidió “autorización” al contralor Federico Humbert para entregar un bono navideño de $300 a cada agente del SPI, y de $100 a cada “aspirante a guardia presidencial”. En total, la institución desembolsará $601 mil. Esto debe ser lo más encomiable que se conoce de González… Y así quería aspirar a un cargo de elección popular en mayo de 2019.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL