Tal Cual

PLEQUE PLEQUE. Los ministros Jonattan Del Rosario (Seguridad) y Enrique Carles (Desarrollo Agropecuario) se refugiaron en el carro de un particular que tuvo la poca suerte de acudir a una gasolinera en Divisa, en medio de los enfrentamientos entre productores agropecuarios y agentes antimotines. Uno de estos tipos la emprendió a golpes contra un caballo. ¿Le abrirán una investigación por maltrato animal? Cuando se respetaba la ley, eso era un delito. Ahora, quizá digan que estaban “donando” un poco de calor humano al equino.

FELICIANO. En pleno rifirrafe con los productores y con dos de sus ministros en ascuas en Divisa, el presidente Varela se marchó muy sonriente a la graduación de noveno grado del Centro de Formación Integral Bilingüe Padre Fernando Guardia Jaén. Si a Carles y Del Rosario les caen a golpes, ese no es su problema.

SE JODIÓ EL PASEO. Ricardo Martinelli le escribió al arzobispo José Domingo Ulloa: quiere recibir la visita, en El Renacer, del papa Francisco. El propósito es que el papa aprecie las “deplorables condiciones de este centro y de otras cárceles donde hay muchos seres humanos confinados”. Son las mismas cárceles, en las mismas condiciones, que operaban en su gobierno. Bueno, el arzobispo le respondió. Le dijo que la carta debió haberla dirigido al Vaticano, porque la agenda se decide allá –y no él– y ya está cerrada. Pero lo más importante: el papa viene a encontrarse con “el dolor de los jóvenes”, que en nada es comparable con el de alguien que está preso en una casa, con aire acondicionado, que le llevan comida todos los días y que tiene desde biblioteca, pasando por televisor, hasta microondas, y un ejército de abogados. Mejor pida un sacerdote, a ver si se produce el milagro de una confesión.

CONSULTAS. Se pospuso la ejecución de los cambios viales en David, Chiriquí. El motivo: se podrían dar confusiones entre los usuarios locales y los peregrinos que vendrán a la JMJ. Sin embargo, en Penonomé, donde también se alojarán miles de visitantes, los cambios viales ya empezaron a funcionar sin considerar las razones de David o que el mes de diciembre es pésimo para hacer esos cambios. Si consultaran más, se evitarían costosos errores, como los que ya sufre la capital coclesana, con tranques que antes no eran tan complicados como los de ahora.

ESPÍRITU NAVIDEÑO. Ayer, se encendió el arbolito de Navidad en el Tribunal Electoral. Hubo villancicos, luces y buenos deseos. Ojalá que al magistrado Alfredo Juncá, quien presidió la celebración, no se le haya olvidado pedirle a Santa Claus que los partidos y candidatos no le entreguen al Grinch el pacto electoral digital.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL