Tal Cual

NUEVA LABOR. Lo más extraordinario del inicio de sesiones ordinarias es –además de la propuesta de la mal llamada “quinta papeleta”– que la diputada presidenta Yanibel Ábrego llamó al mandatario Juan Carlos Varela para reclamar que “personas armadas” habían ingresado al recinto legislativo. Son los mismos agentes del SPI -pero con diferente uniforme– que están ahí para hacer la guardia de honor, izar las banderas y asistir en los actos protocolares. Un próximo buen trabajo para estos agentes sería escoltar a los auditores de la Contraloría.

CHIFEO. Por cierto, el contralor, Federico Humbert, no acudió a la Asamblea para la ceremonia de inicio de sesiones ordinarias. Queda la duda de si no fue invitado al acto, declinó participar o encontró algo mejor que hacer a esa hora. Otra ausencia notable fue la de Hernán De León, presidente interino de la Corte Suprema. Y eso que no tenía que compartir asiento con la procuradora Porcell. ¿Será que acaso todavía sigue “de licencia”?

SERMÓN. A propósito del inicio de sesiones ordinarias, el párroco Juan Sandoval, en su invocación religiosa, reconoció ante los diputados, ministros y demás autoridades que “es una lástima que la política nos suena a sinvergüenzura” . Cuando Sandoval decía “bienaventurados los políticos que trabajan por el bien y no por su propio interés… que están comprometidos con un cambio… que permanecen fieles y coherentes”, la cámara enfocaba a Tito Afú. ¿Lo habrán hecho de maldad? Si los rocían con agua bendita, cualquiera confunde el acto con una sanación o exorcismo.

FREE WILLY. Los avatares de 2018 no parecen haber desanimado a Luis Eduardo Camacho. Por el contrario, ayer se instaló en las gradas del Legislativo para desde ahí pedir, a gritos, por la “liberación de Martinelli”. Lo hizo, al menos, en dos pausas que hizo Varela durante la lectura de su informe a la Nación. Nadie le secundó ni le aplaudió. A Camacho hay que reconocerle el mérito de que, aunque no le hacen caso, no pasa inadvertido.

¡UPS! En una glosa del pasado 1 de enero, equivocadamente se dijo que la apuesta del Ejecutivo para reemplazar a Jorge Luis Quijano en la administración del Canal saldría de su propia junta directiva, pero la ley orgánica de la ACP lo prohíbe. Además, la designación del administrador es potestad exclusiva de la junta directiva del Canal y no pasa por la ratificación de la Asamblea Nacional. ¡Qué glosa tan trasnochada!

ESE TIPO SOY YO. El nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dio un discurso en su toma de posesión que era música para sus compatriotas. Fue la misma melodía que usó Chávez para hipnotizar a sus connacionales, que ya despertaron de la goma y hoy viven la pesadilla de Maduro.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL