Tal Cual

DESLIZ. En una reunión celebrada la noche del jueves, el alcalde capitalino y candidato presidencial José Blandón advierte a un aparente grupo de copartidarios que si el PRD gana las próximas elecciones presidenciales, “no va a quedar un panameñista en el gobierno”. “El que está nombrado, así piense que está nombrado por poquito, va por fuera. Y al que no lo nombraron y se está quejando porque no lo nombraron, ahora menos lo van a nombrar”, dice Blandón, según consta en el video que circula por redes sociales. El objeto de su arenga de por sí es un desafío a la ley: estaría utilizando nombramientos en el gobierno como instrumento de campaña. Y si estas expresiones las realizó en una oficina del Estado, eso podría ser considerado un delito. Si todo esto es verdad, alguna autoridad debería investigar de inmediato la legalidad de lo actuado, sea época electoral o no.

BARRIDA. A propósito de Blandón, la Alcaldía de Panamá confirmó que trasladó a varios indigentes y drogadictos que pululan por el distrito a un albergue en Colón. Igualito a lo que hizo la entonces alcaldesa Mayín Correa en 1992, cuando había que engalanarse para la visita de George Bush. Dejarlos en Colón solo indica lo que realmente piensa este gobierno de esa ciudad y sus habitantes. Y no debe ser nada muy bueno.

MUÑECO. A Arnulfo Arias le podrán cuestionar muchas cosas, pero algunas de sus célebres frases mantienen una sorprendente vigencia, como aquella que dice “la historia se repite en espiral”. Cuando Cambio Democrático lanzaba sus dardos en la campaña presidencial de Ricardo Martinelli, en 2009, él mismo popularizó el mote de Martín Torrijos. Quién lo diría que 10 años después, es CD el que lleva por ahí un muñeco de cartón tamaño natural (sin la barriga...) con la efigie de Martinelli. Definitivamente, con la vara que midas serás medido, y un cuarto más.

GRESCA. Los diputados Adolfo Valderrama y Benicio Robinson sostienen una enconada disputa vía Twitter, luego de que el primero escribiera “yo no soy Franz Wever ni Benicio Robinson, yo no vivo del deporte”. Robinson replicó: “Yo no vivo del deporte ni del Seco Herrerano, como tú”. El cruce de recriminaciones se extendió a través de varios mensajes. Lástima que ese mismo empeño no lo tengan a la hora de legislar por el bien común. Ahora, a ver quién termina primero en la lona.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL