Tal Cual

DESUBICADOS. Ayer comenzó oficialmente la campaña electoral, pero algunos candidatos parecen haber perdido su brújula o se les olvidó cuál es la circunscripción para la que están compitiendo. Por ejemplo, qué hace una valla con Beby Valderrama –que quiere ser alcalde de la ciudad capital– y de Katleen Levy –que aspira a ser diputada por el circuito 8-10, también en Panamá– en el parque Porras de la ciudad de Las Tablas. ¿Confundidos, señores candidatos?

SORPRESAS. Esta valla en Las Tablas desató incomodidades en el público. Los cientos de personas que estaban al rededor no paraban de gritar “no a la reelección”. Dicen que los borrachos y los niños siempre dicen la verdad. ¡Cuidado, pues!

BUEN APETITO. Otros diputados prefirieron ser más cautelosos y en lugar de exponerse a que les recordaran cosas como “no a la reelección”, ofrecieron convivios a grupos más pequeños. Por ejemplo, el perredista Raúl Pineda decidió agasajar con una barbacoa a su equipo de fútbol, el Sporting de la LPF. ¿Subsidio electoral o chequera propia?

INFLUENCIAS. Los poderes de algunos candidatos ya comienzan a ser tan fuertes que logran influenciar hasta a la policía de tránsito. Si no, que le pregunten a la ex primera dama Vivian de Torrijos, quien dijo que le perdonaron una boleta por andar hablando por celular, porque tenía una gorra de su candidato. Este pueblo ¿qué es lo que es?

‘GOOGLE ADS’. Y hablando de Nito, ya dejó ver su garra milenial, al menos en la campaña digital. Resulta que cuando se busca a sus contrincantes en la red, el resultado viene acompañado de un mensaje que dice “mejor Nito”. Bienvenidos al siglo 21.

DE BUEN CORAZÓN. Parece que la nueva vocera del candidato a alcalde por CD es su esposa, quien en un video que circula en redes sociales aprovechó el inicio de campaña para hablar de las virtudes de su marido y del gran corazón que tiene. Este mensaje habría sido más creíble si en él figurara su vicealcalde, el búfalo sexual que, además, ya le declaró su amor incondicional.

SÍ SE PUEDE . Tal como estaba planeado, el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, llegó a ayer a su país y lo hizo en un vuelo de Copa. Y hasta los pasajeros guardaron reserva de su presencia en el avión. Seguramente, si Maduro sale de Venezuela no recibirá la misma consideración. Sino, que le pregunte a sus compañeros de la revolución que han salido en vuelos comerciales.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL