Tal Cual

NO VOY. Jimmy Papadimitriu ha desmentido que esté colaborando con algún candidato o campaña electoral. Pero ya está saliendo a flote el repertorio que puso en marcha en 2009 y que llevó a Martinelli a la Presidencia de la República. Y por donde menos uno se imagina. Ayer, Ricardo Lombana fue avistado en David, conduciendo un flamante taxi, aunque él mismo reconoció que no tiene la licencia especial que exige la ATTT para estos menesteres. Si lo ven luego vendiendo raspao o lanzando una atarraya desde una panga, ya saben de quién copió el librito.

COINCIDENCIAS. Por estos días parece que la provincia más hot de todo Panamá es Chiriquí. Ayer eso parecía un topón carnavalero después de que las campañas de Ricardo Lombana y José Blandón, no solo se encontraron durante sus recorridos en Volcán, sino que además se hospedaron en el mismo hotel. Y para rematar, hoy llega Rómulo Roux. ¿La competencia está dura o los tres se antojaron de almojábanos?

OJO. El diputado y candidato a alcalde del distrito de Panamá, Beby Valderrama, ha estrenado unas vallas en las que, en lugar de su foto o la Edna Jaramillo, aparece un poste con tres cámaras de videovigilancia. ¿Será por si viene la Fiscalía de Cuentas a preguntar por la plata de la Federación de Baloncesto?

LIBRAS DE MÁS. Dice el candidato para la Alcaldía capitalina por el PRD, José Luis Fábrega, que está a dieta y que por eso no come comida chatarra. ¿Haciendo sacrificios para que le quede el saco de alcalde? ¿Qué será? Tanque, Tanquesito o Tanquesín.

¿PROMESAS? El GobierNito se ha comprometido a “fomentar acciones para combatir el cambio climático”. Qué tal si comienzan por no repartir comida en envases de plástico en sus eventos masivos, tal como lo hicieron ayer en el concierto de la avenida México. Bien dicen: el papel... bueno y el plástico aguanta todo.

¡Y... QUÉ! El candidato a la alcaldía por CD y su suplente decidieron empapelar la cerca del aeropuerto de Albrook y áreas aledañas con sus vallas. Evidentemente tuvieron que ser retiradas. Claro ejemplo de que algunos no conocen la ley o piensan que se hizo para romperla.

¿CERTEZA DEL CASTIGO? En la Asamblea Nacional se ha prohijado un proyecto de ley que prohibiría el uso de productos fabricados con poliestireno expendido –o foam– como contenedor de alimentos. Hasta ahí, todo bien. El problema es que el proyecto limita la prohibición a lugares públicos, como playas y balnearios, parques, etc. La pregunta es, ¿quién hará que se cumpla la ley? Ni la Corte Suprema logra que se respeten sus fallos.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL