Tal Cual

NOS EQUIVOCAMOS. Ayer, en este mismo espacio, se dijo que la expresidenta Mireya Moscoso haría una fiesta en honor del presidente electo Nito Cortizo en su residencia de Punta Mala. La propia exgobernante desmintió este dato. Queda probado que los periodistas no somos infalibles.

NUEVO CARGO. En las reformas a la Constitución que propone el PRD, Nito Cortizo debe incluir una nueva función para el vicepresidente: chofer. Ayer, Carrizo llegó a la primera reunión de transición en el Palacio de las Garzas al volante del carro que llevaba a Cortizo. ¿Será necesario el cargo para estar al lado del jefe? Solo faltan un quepi y guantes blancos.

EL AUTÉNTICO. Por cierto, a Carrizo se le veía ayer bastante estresado –y hasta incómodo– en la Presidencia. Todo el mundo emperifollado, rosas blancas de bienvenida a Cortizo –elegantemente vestido– mientras que él, con su saco sport, parecía haber desempolvado su uniforme de la banda escolar. Hasta medias rojas tenía, sin contar que hubo que indicarle donde debía ubicarse para la foto oficial en el Palacio de las Garzas. Si quiso ser original, ayer se lució con merecidos honores.

IMPACIENCIA CHINA. En la licitación de la línea 3 del Metro hay forcejeo. Dicen que los nuevos amigos del gobierno no quieren esperar hasta el ascenso del gobierno de Cortizo para que se les adjudique. Si es una buena propuesta, ¿a qué le temen? ¿Al gobielNito? Ni tan mal están, pues el electo ya advirtió de que revisará varias licitaciones de este gobierno.

A LA ORDEN. Un papelito ha generado incomodidad con el electo. El magistrado grabado le pasó un mensajito a este cuando le estrechó la mano en la cena de la Cámara de Comercio. El político no se esperaba el papelito y el magistrado tampoco la cara de pocos amigos que le puso. No se sabe dónde quedó el papelito, si en el cesto de la basura o en el de los amigos incondicionales. Ya veremos.

‘KNOW HOW’. Ya está programada la primera reunión de transición de gobierno. Será el próximo martes y nada menos y nada más que en el Consejo de Seguridad. Muchas ganas tendrán de conocer a Picuiro o de ver cómo es que funcionan las máquinas pinchadoras.

PUJA Y REPUJA. ¿Qué será lo que hay detrás de la impugnación de Yanibel Ábrego? Primero, Ricardo Martinelli le pide a los diputados de Cambio Democrático no reunirse con ella, a quien tacha de traidora. Al día siguiente, impugnan su proclamación consignando la fianza de $25 mil. Si la política es como las matemáticas, aquí también 2 más 2 es 4, o como dicen, traición se paga con traición.

Edición Impresa