Tal Cual

EL MÁS FAMOSO. A quien recibieron cual si fuera uno de los Avengers en el Ministerio de Educación fueal presidente electo. Los funcionarios no desaprovecharon la oportunidad para una selfi. Cómo se nota que estamos en pleno periodo de luna de miel. A ver cuánto tiempo le dura al nuevo huésped de las Garzas tanta popularidad.

MAGNUM PI. Y hablando del electo y sus designados, el nuevo director de la Policía será Jorge Miranda Molina, que ya fue director de inteligencia de este estamento de seguridad durante el gobierno de Ricardo Martinelli. Según dicen, durante este periodo la entidad que dirigía se dedicó a perseguir a varios adversarios políticos de su antiguo jefe. Y algunos de sus excolegas ya han elogiado este nombramiento. Al gobierNito, cuidado con el viejo adagio que reza: mal paga el diablo a quien bien le sirve.

‘BYE BYE BABY’. Ayer fue un día de despedidas durante la sesión del pleno de la Asamblea Nacional. Alguno de los no reelectos aprovecharon sus intervenciones durante el periodo de incidencias para decir adiós y la presidenta del Legislativo aprovechó la oportunidad para confirmar que ya no hay más temas en el orden del día y que todo está ahora en manos de la Comisión de Credenciales. Menos mal que la convocatoria era hasta el 30 de junio.

LAMENTOS. Y hablando de la Yanibel Ábrego, dice que sus dos años de gestión al frente del Legislativo “han sido buenos, duros, difíciles, pero hemos cumplido con todo”. ¿En serio? Parece que olvidó que no entregó las planillas de los diputados y que la transparencia no es un adorno, sino un mandato constitucional. Ese puesto no es para hacer “un billetito”, sino para hacer leyes. Pudieron haber sido años más fáciles sin tantas planillas y donaciones. ¿No lo cree?

AMOR Y CONTROL. Más sobre Yanibel. Ahora que ya no estarán presentes en la Asamblea sus parientes del PRD, ¿como hará la diputada para mantener su cuota de poder en el Legislativo, especialmente luego de que el líder supremo de su partido la llamara traidora? Cosas veredes, Sancho.

20/20. Ayer, mientras se esperaba el veredicto del juez Roberto Tejeira en el caso de los pinchazos, se congregaron en los alrededores varios seguidores, familiares y amigos del reo más famoso de El Renacer. Entre ellos, su esposa Marta Linares de Martinelli, la exdirectora de Migración María Cristina González, la exministra de Vivienda Yasmina Pimentel y hasta Supermancito estuvo allí. Hay que ver que la miopía de algunos ni con cirugía ocular tiene remedio.

Edición Impresa