Tal Cual

MACHITO. Harry Díaz no es el primero que revela que Ricardo Martinelli tenía una “hembrita” pinchada. En su momento, Olmedo Alfaro –uno de los primeros secretarios del Consejo de Seguridad en el gobierno de Martinelli– aseguró, según los cables del Departamento de Estado estadounidense filtrados por Wikileaks, que “tenía órdenes del presidente de averiguar quién se acostaba con su esposa”. Volviendo a la “hembrita” a la que hizo referencia Díaz, si Martinelli sabía que esta dama tenía otro “amigo íntimo”, entonces, ¿para qué la seguía pinchando?

#AMARRENAESEPERRO Otra de las revelaciones de Díaz fue que Rodrigo Sarasqueta, antiguo asesor en la Presidencia, tendría el dudoso honor de ser la primera persona a quien echó de su despacho “por corrupto”. Al respecto, recordó que Martinelli le comentó que utilizaba a Sarasqueta para sus “trabajos sucios”. Lástima que Díaz no le contó esto a los jueces del Tribunal de Nápoles el día que Sarasqueta se presentó allá como abogado de Valter Lavítola.

EL AMIGO DIONI. El presidente del Colegio Nacional de Abogados, Dionicio Rodríguez, cree que las declaraciones del magistrado Harry Díaz –en las que revela que Martinelli le dijo que grabó a una persona– “no debieron aparecer en este preciso instante”, cuando se ventila el juicio de los pinchazos. ¿Cuándo habría sido un buen momento? ¿Después del juicio? ¿O no quiere oír lo que tiene que decir sobre el espionaje?

LIBRO. A propósito de Martinelli, él mismo promueve la venta del libro Ricardo Martinelli, el hombre que se atrevió, escrito por Evginichenco Centeno (¿será un seudónimo?). “El lanzamiento más esperado y postergado en cinco años”, es una de las frases promocionales de esta obra literaria. Lo habrán tenido que postergar por la huida a Miami.

AGALLAS. Mitchell Doens retó al empresario Mello Alemán a someterse a una prueba de polígrafo, a fin de corroborar si hubo o no ofrecimiento de dinero a Doens para que fuera amigable con su majestad el rey Ricardito. Si acepta el reto, ¿alguien puede preguntarle sobre la licitación del proyecto de gas natural que se le adjudicó a NG Power en 2013?

‘RING RING’. El teléfono sonó ruidosamente en la sala donde se celebra el juicio a Martinelli. La audiencia quedó en silencio mientras todos buscaron con la mirada el origen del impertinente ruido, producido por un celular que jamás debió entrar al aula, pues está estrictamente prohibido. Las miradas cayeron sobre la anatomía de Luis Eduardo Camacho, que, creyéndose el más vivo, fue traicionado por su propio descuido. La próxima vez que suene –instruyó el juez a la seguridad– no podrá entrar más. ¿Qué creía?¿Que por ser el bufón del rey, nada le pasaría?

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL