Tal Cual

CONVENIENCIA. El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, recientemente liberado de prisión luego de un fallo cuestionado públicamente, recibió toda clase de insultos y abucheos en un restaurante en Brasil, al punto que terminó retirándose del sitio. A más de uno en este país debería pasarle algo similar. Pero todo parece que somos como aquel que no ve, no oye y no habla.

DENUNCIA. Después de la hazaña del fin de semana del diputado Jairo Bolota Salazar, en la que intentó ejercer como abogado, sin contar con la debida idoneidad, varios sectores instaron a la Policía Nacional a interponer la denuncia correspondiente ante la Corte Suprema, al igual que lo hizo anteriormente contra los jóvenes que protestaban ante la Asamblea Nacional. ¿Se atreverá el ministro de Seguridad a denunciar a su copartidario?

DELITO. Si el diputado está en cuarto año de la carrera de Derecho, como le hizo saber a los oficiales de la policía, seguramente también sabrá que el artículo 381 del Código Penal señala que quien ejerza una profesión para la cual se requiera idoneidad, sin haberla obtenido, será sancionado con prisión de 2 a 5 años. Bien dicen que la ignorancia es atrevida.

RECOMENDADO. Los “Varelaleaks” habrían resuelto un gran misterio: el de quién tuvo la nefasta idea de proponer a Cecilio Cedalise para la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo. La culpa la tiene Eduardo Valle, abogado de la familia Varela. No hace falta enumerar las actuaciones de este magistrado para apreciar que fue “absorbido” –en palabras del propio Varela, según las comunicaciones filtradas– por Ayú Prado. Falta ahora conocer quién fue el genio que recomendó a Ángela Russo.

REGALITO. Ya aparece en la planilla del Meduca la contratación de Susana Richa de Torrijos como asesora de dicha institución con un salario de $4,000 al mes. Ahora falta que cumpla su promesa de donar este ingreso para apoyar obras sociales. ¿Quién será el afortunado?

SILENCIO. Hay un silencio sospechoso en el Partido Panameñista luego de los “VarelaLeaks”. Ninguno de los dirigentes de la vieja o de la nueva ola, nisiquiera los que se están disputando el control del partido, han establecido una posición contundente sobre el escándalo. ¿Que será lo que esperan?

PLANILLAS AL TOPE. Echándole un ojo a las planillas de los diputados se advierte que la mayoría ya llegó al tope de $20,000 mensuales negociado entre esta institución y la Contraloría. A tomar nota no vaya a ser que nos quieran meter otro gol.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL