Tal Cual

EFEMÉRIDE. Hace un año, el 20 de noviembre de 2018, Ricardo Alberto y Luis Enrique Martinelli Linares fueron detenidos en Miami, porque –según el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de ese país– sus visas habían sido revocadas desde 2017. Después de una estadía de 15 días en un centro de detención, un juez les otorgó una fianza de $1 millón a cada uno. Desde entonces, no hemos sabido más de la suerte de los hermanitos, aunque se presume siguen en EU. Se desconoce por qué no han sido extraditados aún o si la Cancillería, ahora al mando de Alejandro Ferrer, le ha puesto empeño a este procedimiento. Si reaparecen como diputados juramentados del Parlacen, no se sorprendan.

FALLO. En uno de los presuntos mensajes que Juan Carlos Varela intercambió con su exsecretario de Comunicaciones, Carlos Estrada, el expresidente se refiere a Hernán De León como el “magistrado vende fallos”. En este país, hay presidentes tranza acuerdos, diputados compra bates y ahora esto… Mejor hubiesen puesto a todos juntos en un mall.

DESPERDICIO. En la Asamblea se celebra un ciclo de conferencia sobre “transparencia y buen gobierno”. La bienvenida estuvo a cargo del “asesor de la presidencia” –no se sabe si de la República o de la Asamblea…– Alberto Alemán Boyd. Supuestamente, el propósito de esos eventos es mejorar la “imagen institucional”. La asistencia debería ser obligatoria para los 71 diputados, pero ni la junta directiva se dejó ver por ahí. Si esta gente no pone de su parte, mejor que desde ya vayan evaluando si vale la pena gastar plata en estas cosas o darle mejor uso.

CONDECORACIÓN. El presidente de la República entregó ayer la orden Belisario Porras al más grande cerrador de todos los tiempos: Mariano Rivera. No demoran en llamar a Benicio Robinson para concederle la misma orden, quien sabe pegar los mejores batazos del béisbol nacional. Se lo ha ganado a pulso.

¿JUSTICIA SELECTIVA? Una jueza decretó arresto domiciliario contra un joven que se la pasaba tocando a desconocidas. A su vez, la Corte Suprema decretó la misma medida cautelar contra un diputado acusado de violación múltiple. Después se andan preguntando por qué la gente no tiene confianza en la justicia. Con razón hay que ver a cada delincuente que quiere ser político.

MAL NECESARIO. Primero fue Ricardo Lombana, el candidato presidencial independiente, quien busca constituir un partido político (Movimiento Otro Camino Panamá); ahora lo harán pastores evangélicos, con el movimiento País (Partido Alternativa Independiente Social). Quizás los partidos políticos no tienen buena fama, pero parece que los políticos –incluso los religiosos– no pueden vivir sin ellos.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL