DEBATE ELECTORAL

El transporte terrestre de pasajeros

En realidad el primer ausente en el “debate” es el propio debate. Pero en este ensayo me voy a referir a la movilidad de un millón de personas que diariamente es transportada por un ineficaz e ineficiente servicio de transporte de pasajeros del área metropolitana de la provincia de Panamá, el cual se compone del Metro (línea 1 y a partir del 25 de abril la línea 2), Metro Bus y el decrépito medio de buses y “chivas” del sistema alternativo y “pirata”.

El primero es operado por el Estado, el segundo por personas jurídicas privadas (concesionarias) y personas naturales no formalizadas o al margen de los reglamentos de transporte de pasajeros. En este artículo de opinión yo denomino sistema alternativo a las prestatarias formalizadas cuyas unidades cuentan con el certificado de operación, mejor conocido como “cupo” -y que, supuestamente, es objeto del más escandaloso e ilícito negociado- y “piratas”, a los particulares sin formalización.

El transporte terrestre de pasajeros es a la economía como el sistema circulatorio al cuerpo humano, sin embargo, para el Gobierno y para la oferta electoral, no hay ciudadanos -usuarios- que consultar, tal vez, o lo más probable, porque nos consideran “cosa”, “ficha” o clientela política. Comprendo que a las actuales autoridades, ni este ni otros sufrimientos del panameño de a pie les importó un comino. Pero es lamentable, irritante e indignante que los aspirantes presidenciales y el resto de la oferta electoral del 5 de mayo, tampoco hayan tomado en cuenta en sus planes y programas electorales el tema del transporte terrestre de pasajeros y, sobre todo, a su principal actor : el usuario.

¿Qué se “cocina” entre el director de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) y la gerencia de Mi Bus? Sencillamente, el establecimiento del monopolio estatal del transporte terrestre de pasajeros metropolitano de la provincia de Panamá. Esa es una decisión adoptada por el gobierno de Juan Carlos Varela. ¿Cuál es la “piedra en el zapato”? Los “insepultos” transportistas alternativos y “piratas”. ¿Por qué? Porque ellos participan en la prestación del servicio en muchas de las rutas que deben ser servidas monopólicamente por el nuevo sistema de Metro y Metro Bus.

¿Cuál es el fondo del problema y la razón por la que el transporte terrestre de pasajeros metropolitano que afecta diariamente a más de un millón de seres humanos no ha sido tema de debate electoral? Por la pésima calidad del servicio que continuará siendo y, sobre todo, por el precio final de la tarifa unificada. En estos momentos una gran mayoría de usuarios del transporte masivo de pasajeros dedica, aproximadamente, el 14% del salario mínimo legal mensual en el pago de este servicio y utilizan en promedio tres horas diarias de ida y vuelta a sus hogares.

La pregunta pendiente por resolver de parte de los siete candidatos presidenciales es ¿cómo mejorarían esta situación de los más de 700 mil votantes –el aspirante presidencial que obtenga ese número de votos gana las elecciones- y usuarios del transporte público terrestre de pasajeros del área metropolitana de la provincia de Panamá? ¡Así de sencilla es la cosa!

El autor es abogado y analista político.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL