Martinelli agita el Parlacen en Guatemala

Martinelli agita el Parlacen en Guatemala
Martinelli agita el Parlacen en Guatemala

El expresidente Ricardo Martinelli cumplió ayer el objetivo de su visita al Parlamento Centroamericano (Parlacen) en Guatemala. En el período de incidencias del organismo, habló de su situación en el país.

Su intervención fue corta, de poco más de tres minutos, el límite de tiempo para estas participaciones, razón por la que el resto de los diputados del Parlacen se impacientaban mientras sonaba la alarma que le recordaba a Martinelli que ya debía callar.

“Temo por mi vida y mi familia. Soy un perseguido político. Varela hará lo imposible para acabar con mi partido y mi persona, inventando causales y procesos”, dijo el exgobernante, quien habló una hora después de llegar a la sede del Parlacen. 

Martinelli llegó al edificio a eso de las 9:45 a.m. Venía de su hotel, el Intercontinental, donde después de dar una entrevista a CNN desocupó su habitación. Dijo que los magistrados encargados de ser fiscal y juez de garantías en su caso –Oydén

Ortega y Jerónimo Mejía, respectivamente– eran enemigos declarados suyos. Evitó hablar sobre los pinchazos y esquivó dar una respuesta concreta sobre si volvería o no a Panamá. “Cuando estén las condiciones legales es cuando uno se debe defender”, dijo.

Después de su intervención en la sesión plenaria, Martinelli se recostó en su silla mientras otros diputados panameños hablaban sobre el tema. José Ramos, del Partido Popular, le advirtió que dejara las excusas y enfrentara la justicia con valentía; Abelardo Muñoz, del panameñismo, le dijo que debía pedir perdón por sus declaraciones a este organismo, al que calificó como una “cueva de ladrones”; y Gilberto Sucari, del Partido Revolucionario Democrático (PRD), le exigió que se levantara su inmunidad. “El que no la debe, no la teme”, afirmó. La expresión produjo algunos aplausos entre varios diputados del Parlacen.

Otros también aplaudieron cuando habló Carlos González, de El Salvador, quien pidió al Parlacen respetar el proceso del levantamiento de inmunidad a Martinelli. Lo secundó Lourdes Cortés, de Cambio Democrático. “Hoy somos nosotros, mañana pueden ser ustedes”, señaló.

Cortés y su hermana Alma, la exministra de Trabajo y Desarrollo Laboral, fueron también las protagonistas de un altercado en una esquina de la sala. La exfuncionaria aseguró que la amenazaron de pegarle, por lo que empujó a quien se le puso por delante y gritó improperios.

Martinelli no regresó a la sesión de la tarde, en la que varios diputados conversaban sobre su caso, pero al ser abordados por este medio preferían no opinar.

Armando Bardales, presidente del Parlacen, dijo que no se pronunciará hasta que no tenga un documento oficial por parte de las autoridades de Panamá.

El vicepresidente del ente, Rafael Espada, explicó que la inmunidad del organismo los protege solo como diputados. “Lo que hacemos antes o después de ser diputados, no es tomado en cuenta”.

Edición Impresa