FUE CANCELADA TRAS CRÍTICAS

Cotización para compra de armas tenía ‘precios escandalosos’, afirman distribuidores de municiones

Cotización para compra de armas tenía ‘precios escandalosos’, afirman distribuidores de municiones
Jorge Miranda. Pastor Morales

El Ministerio de Seguridad Pública tomó la decisión de cancelar la contratación directa por $7.1 millones para la compra de municiones, gas lacrimógeno y peperballs. La resolución de cancelación se publicó en Panamá Compra en horas de la noche de ayer, 25 de marzo, tras publicaciones sobre la compra.

Las críticas por el monto de la compra y la decisión de contratar de forma directa, amparándose en el Estado de Emergencia decretado por la pandemia del Covid-19, se sumaron a las de empresas del sector, que dirigieron una carta al presidente de la República, Laurentino Cortizo.

En la carta enviada por la Asociación de Distribuidores de Armas, Municiones y Accesorios, las empresas agremiadas aseguran que se sienten “sorprendidas”, pues se le adjudicó de forma directa la compra de las municiones “a una empresa que solo provee al Estado a través de esta vía”.

En la carta dirigida al Presidente dan a conocer que “varias de las empresas agremiadas” fueron contactadas por el Ministerio de la Presidencia para cotizar los productos en días pasados. Sin embargo, se dieron cuenta de que ya estaba concretado y solo se llamaba para “cumplir con una formalidad”.

En una sección de la carta, incluso, la asociación manifiesta que la cotización entregada el pasado 23 de marzo contaba con “precios escandalosos y muy por encima de los precios propuestos por alguno de nuestros agremiados”.

Este medio investigó algunos de los artículos incluidos en la cotización. En el caso de las municiones para fusiles M16 y M4, los documentos evidencian un precio de $1 por munición. Al buscar en el sitio web de la marca ofertada, en una venta de 420 municiones por caja, el valor aproximado de cada una es 62 centavos. Las cajas que oferta el proveedor son de mil municiones. De estas, el contrato contemplaba comprar 500 mil.

En el caso de las bombas lacrimógenas, conocedores de la industria aseguran que estos precios también están por encima de lo necesario. En este caso, se preveía pagar $65 por unidad, cuando en línea se encuentran bombas con las mismas especificaciones, de marcas reconocidas, a $30 cada una.

En la carta al gobernante, firmada por el presidente de la asociación, Jorge A. Cohen, las empresas manifiestan su descontento con la decisión del Ministerio de Seguridad de no convocar a una licitación para hacer la compra. “En estos tiempos difíciles...hubiese sido una gran oportunidad segmentar la compra en varias empresas para poder aliviar la carga y propiciar la reactivación económica de este sector”. En total, son 11 los tipos de productos que pretendía comprar el Ministerio de Seguridad a través de estas compras.

La empresa que fue contratada para la ahora cancelada compra era International Munitions & Explosives, S.A. (Inmunex). Esta empresa, según datos publicados en Panamá Compra, y tal y como lo expresa la carta, se le han adjudicado más de $9 millones de forma directa desde diciembre de 2019.

De hecho, el año pasado, La Prensa reportó denuncias de posible favoritismo y sobrecostos en compras que gestionó la Policía Nacional. En ese caso, también era Inmunex la empresa involucrada en una contratación directa por $1.9 millones, a finales de octubre de 2019.

La compra consistía en la adquisición de cascos balísticos, botas, uniformes, varas expandibles, linternas, mochilas y otros equipos. Según la descripción, eran para “el uso del equipo alfa de la Policía Nacional”.

Además de la compra a Inmunex, S. A. en octubre de 2019, la Policía Nacional llevó a cabo más compras directas durante ese tiempo. En ese entonces, el director de la Policía, Jorge Miranda, calificó de “especulaciones” las denuncias de sobrecostos y justificó el uso del procedimiento excepcional por ser compras “urgentes”. Incluso, agregó que de optar por una licitación, habría reclamos y se demoraría el proceso.

Edición Impresa