Partidas discrecionales. HAY UN renglón recurrente para justificar la compra de regalos.

Los obsequios del Despacho Superior

Mireya Moscoso regaló relojes Cartier; Pérez Balladares, pines de oro y teléfonos celulares.

Mireya Moscoso compró ropas y joyas para sí misma; Pérez Balladares para regalar a sus amigos y a su familia.

Partidas. Pérez Balladares aseguró que todos los gastos en los que incurrió "guardan relación con la gestión del Gobierno y no con necesidades personales", como compra de ropa y joyas. LA PRENSA/Archivo Partidas. Pérez Balladares aseguró que todos los gastos en los que incurrió

Partidas. Pérez Balladares aseguró que todos los gastos en los que incurrió "guardan relación con la gestión del Gobierno y no con necesidades personales", como compra de ropa y joyas. LA PRENSA/Archivo

12_facci1b 12_facci1b

12_facci1b

Si las partidas discrecionales están "para solucionar gastos imprevistos provocados por desastres naturales, por peticiones de comunidades o para apoyo a diferentes actividades o necesidades", entonces, ¿qué se puede decir de su uso para agasajar a ministros y legisladores en sus onomásticos, para comprar el regalo cuando llega la invitación a una boda o para comprar celulares a los legisladores?

En la recién estrenada página web del ex presidente Ernesto Pérez Balladares hay un renglón que se repite con misteriosa frecuencia: "costo de atenciones del despacho superior". Bajo este concepto, con dinero de la partida discrecional –o sea, del Estado panameño– se realizaron compras en boutiques, joyerías y tiendas de regalos. Así se adquirieron artículos, no para dar "respuestas a la población" –como clama el ex presidente en su página web–, sino para obsequiar graciosamente a amigos, funcionarios y copartidarios.

En una búsqueda hecha al azar –y sin el rigor de la investigación a fondo– La Prensa encontró que en un solo día –el 2 de enero de 1997– se gastaron 63 mil 459 dólares en fondos de la partida únicamente en "atenciones". En la galería Habitante se facturó ese día 24 mil dólares en la compra de 31 obras de artistas locales; en Audifoto se pagaron 12 mil 742 dólares y en la joyería Mercurio, 6 mil 830 en aretes, prendedores y relojes. Aunque ya habían pasado las fiestas, en las órdenes de pago consta que casi todo lo comprado fueron obsequios de Navidad, aunque, por la naturaleza de los artículos, es difícil pensar que estos fueran repartidos en las escuelas u hospitales del país.

Espíritu navideño

En su última Navidad en el Palacio compró obsequios por, al menos, 81 mil 577 dólares que en nada se parecen a las bolsas de alimentos que los políticos suelen repartir en las comunidades de escasos recursos. Sí, es verdad: aquel diciembre de 1998 se repartieron 542 "canastas navideñas" en la Policía Nacional –adquiridas en Casa de la Carne, a 30.50 dólares cada una– y se entregaron mil 300 dólares en juguetes de Félix B. Maduro a la Unidad de Control de Multitudes.

Pero los más de 81 mil dólares mencionados se gastaron en Mercurio, Cartier, Imperiale Joyeros, Snob Shop, Sapir, BBK, Signature y Fotokina, entre otros comercios. Ninguna factura detalla el nombre del destinatario final, aunque unas son más elocuentes que otras: la de Representaciones Katz, S.A., por ejemplo, detalla que la Presidencia compró 181 relojes Bulova, que en total costaron 18 mil 278 dólares, "para ser obsequiados por el Despacho Superior". La compra fue autorizada por Dania de Troyano, secretaria de Pérez Balladares, y esposa del magistrado José Troyano.

Los nombres de Troyano, Amelie de Ventura, Alida de De Lima y Gabriela de Vakratsas aparecen insistentemente en las facturas. Estas funcionarias –con autorización del entonces asesor presidencial y hoy fiscal electoral, Gerardo Solís– estaban pendientes de que a la pareja presidencial no fueran a asistir sin regalo a un matrimonio, bautizo o cualquier otro evento social al que fuera invitada.

Así, por cuenta de la partida secreta, en nombre del presidente y su esposa se compraron regalos para recién casados. Cuando se casó el hijo del legislador opositor –hoy diputado– Aris De Icaza, la pareja obsequió un adorno en plata azul cobalto que costó 175 dólares en Rue Royale, mientras que para la boda del hijo del empresario Alberto Motta, el regalo fue un jarrón de plata de 295 dólares, adquirido en Noble Place, y para la de la hija de Moisés Mizrachi, 550 dólares en Snob Shop.

La generosidad era proporcional a la cercanía al poder: para la boda de la hija de su ministro de Educación, Pablo Thalassinos, el regalo fue una góndola de plata "repujada", cuyo precio era de 860 dólares en Snob Shop. Más práctico fue el obsequio comprado para el hijo de su primo y embajador en Estados Unidos, Eduardo Morgan, con motivo de su enlace: un certificado de regalo de Nat Méndez, aunque eso sí, por 500 respetables dólares.

Pero, ¿qué se puede regalar cuando el contrayente es del Gabinete? ¿Qué tal un televisor Pioneer? Ese fue el obsequio al ministro de Hacienda, Miguel Heras, cuando contrajo matrimonio con la entonces directora de INRENARE, Mirei Endara. La "tele" costó 2 mil 400 dólares en Fotokina.

Los legisladores oficialistas también fueron bendecidos. En 1997, el Presidente se gastó 12 mil 862 dólares en Mobil Phone para adquirir 70 teléfonos celulares "para uso de los honorables legisladores principales y suplentes". Pero venían más obsequios.

En la Navidad de ese mismo año, los legisladores recibieron del Presidente 86 pines de oro de 14 kilates, a 145 dólares cada uno.

Con algunos legisladores el Presidente se mostró más dadivoso. En 1997, endosó un cheque de 4 mil 500 dólares al legislador del PRD Juan Manuel Peralta –a la sazón vicepresidente de la Asamblea–, para saldar una deuda que un hermano del honorable mantenía pendiente en Cambodia y por cuya causa estaba detenido.

Otros legisladores le pidieron plata, pero por razones menos dramáticas, como Elías Castillo. Este veterano de la Asamblea solicitó al Presidente 3 mil dólares para una fiesta que el legislador ofrecía para celebrar su cumpleaños.

¿Gastos personales’

Pérez Balladares señala en su sitio en internet que "jamás usé un solo centavo de fondos públicos para gastos personales ni míos ni, por supuesto, de mi esposa ni de ningún miembro de mi familia".

Quizá deba recordar que en 1997 utilizó fondos del Estado para comprar un regalo en Félix –de 145.95 dólares– para la hija de su hermano Mario. También gastó 140 dólares en unas argollas de oro y brillantes para la nieta recién nacida de su primo Nicolás González Revilla.

Ni siquiera sacó dinero de su bolsillo para pagar el ramo de flores que le envió a su hija Dora cuando ésta dio a luz. Lo pagó, como todo lo demás, con fondos del Estado panameño.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Copa Airlines y trabajadores no llegaron a un acuerdo.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Juegos Bolivarianos 'Esta medalla significa mucho sacrificio', Carolena Carstens

La panameña Carstens muestra su presea.
Cortesía/Pandeportes

POTABILIZADORA FEDERICO GUARDIA CONTE Un millón de personas, sin agua

La planta potabilizadora genera 250 millones de galones diarios.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Copa Airlines y trabajadores no llegaron a un acuerdo. Copa Airlines y trabajadores no llegaron a un acuerdo.
Copa Airlines y trabajadores no llegaron a un acuerdo. LA PRENSA/Roberto Cisneros

El Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) ordenó un proceso de arbitraje entre la aerolínea panameña Copa ...

Compra de granos con dineros del PAN Ayú Prado ordenó el archivo del proceso seguido a Ricardo Martinelli, Sergio Gálvez y Vidal García

José Ayú Prado. José Ayú Prado.
José Ayú Prado. LA PRENSA/Archivo

El magistrado José Ayú Prado, en funciones de fiscal, ordenó el archivo provisional de las investigaciones seguidas al ...