Estudio

Encuentran especies endémicas en el Parque Nacional Cerro Hoya

Encuentran especies endémicas en el Parque Nacional Cerro Hoya
El Parque Nacional Cerro Hoya tiene una extensión de 32,557 hectáreas, Especial para La Prensa/Alcibiades Cortez

MARIATO, Veraguas. Alrededor de 30 especies de plantas endémicas han sido encontradas en el Parque Nacional de Cerro Hoya, confirmó un informe de la Fundación Panamá Wildlife Conservation, que ha estado desarrollando proyectos de investigación en esta joya de biodiversidad en el corazón de Azuero.

También se ha encontrado 225 especies de aves, algunas de ellas nuevas para la ciencia; subespecies endémicas de primates, anfibios y reptiles únicos y mamíferos terrestres amenazados.

Como ejemplo están la guacamaya verde, el perico carato de Azuero, el pájaro campanero de tres mocos; el mono araña de Azuero; la rana de Azuero, la tortuga marina baula; el jaguar, el puma, y los últimos rodales de robles de montaña, una conífera tropical, de todo Azuero.

La fundación ha estado desarrollando proyectos investigación para incrementar el conocimiento de la biodiversidad de esta zona que han abarcado grupos taxonómicos como: escarabajos, mariposas nocturnas, tortugas marinas, y mamíferos terrestres; con el apoyo de especialistas de Inglaterra, Francia, Estados Unidos y Panamá.

Con esta información se siguen desarrollando actividades de educación ambiental en las comunidades de la zona, difundiendo el conocimiento y aportando al ecoturismo.

El Parque Nacional Cerro Hoya (PNCH) ubicado en la península de Azuero, fue creado en 1985 para proteger un área de 32,557 hectáreas, de las cuales aproximadamente 23,000 se conservan intactas, 5,500 están deforestadas y 4,000 son área marina.

A pesar de que esta área protegida se ubica a unos 150 km de la cordillera central, comparte aspectos ecológicos de los bosques montanos de Talamanca, que se extienden desde Costa Rica hasta la cordillera de Tabasará en el centro de Panamá.

Entre sus elevadas cimas se encuentran: el cerro Playita, El Cerro La Barra, El Cerro Sierra, y el Cerro Hoya que alcanza los 1556 m de altitud.

A pesar de su importancia, el PNCH se puede considerar una isla de bosque montano, rodeado de un mar de áreas deforestadas. Su aislamiento, no obstante, ha favorecido el resguardo de la fauna y flora que allí habita, así como procesos evolutivos conducentes a la aparición de especies únicas en el planeta.



Edición Impresa