Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

El rechazo "yanqui" en 1964

Temas:

Un estudiante arroja piedras a los soldados norteamericanos. Un estudiante arroja piedras a los soldados norteamericanos.
Un estudiante arroja piedras a los soldados norteamericanos.

Los disturbios de enero de 1964 parecían anunciar una revolución. Miles de panameños y zonians expresaron la hostilidad reprimida. Docenas murieron y hubo cientos de heridos. Panamá exigió la abrogación del tratado de 1903. El país parecía totalmente unido. No obstante, mis investigaciones en Panamá y en Estados Unidos demuestran que los disturbios, más que incidentes revolucionarios, fueron episodios de manipulación del antinorteamericanismo por parte de la oligarquía.

En décadas anteriores, las divisiones sociales se expresaban como sentimientos antinorteamericanos desiguales: uno popular identificado como proyecto político estudiantil; el otro, antiyanquismo de la élite, que se utilizaba para controlar el sentimiento antiyanqui de la calle.

En el Panamá en 1964, el dominio de la élite había dependido de su capacidad de refrenar el antinorteamericanismo popular. Había disfrutado de la protección y ventajas del comercio con Estados Unidos, pero carecían de legitimidad política por consentir tales ventajas. La élite abrazaba la cultura norteamericana de manera casi incondicional. Muchos aprendieron el inglés, adoptaron apodos como Dicky y Tony, estudiaron en universidades de Estados Unidos y se casaron con norteamericanas.

Aún después de la Revolución Cubana de 1959, la élite mantuvo el control sobre los grupos que proclamaban un cambio social radical y por esa razón pudo apoyar las acciones de estudiantes y nacionalistas; y pudo aprovechar la paranoia anticomunista de la política norteamericana. Todo ello para apuntalar sus fortunas y posición social. Mientras, el antinorteamericanismo popular brotó en los panameños como respuesta a contactos cotidianos bruscos con empresarios, trabajadores, viajeros y especialmente con los soldados que constituían la médula de la hegemonía norteamericana. Durante las elecciones de 1908, 1912 y 1918, las tropas de EUA ocuparon el país. Por ello, el ministro norteamericano Herbert Squiers expresó que “las clases más bajas de esta República nos odian”.

Durante décadas, los estudiantes personificaron el antinorteamericanismo popular. Muchos sufrieron amargas experiencias personales en la Zona. En 1947 obtuvieron una cierta legitimidad insólita gracias a manifestaciones que obligaron a la Asamblea a rechazar un convenio de prórroga del uso de las bases que Estados Unidos arrendaba al país desde la Segunda Guerra Mundial. Además, entre 1948 y 1965 los estudiantes de la Universidad de Panamá se multiplicaron por seis. Desde los años de 1930 a 1950, la estrategia del antinorteamericanismo de la élite consistió mayormente en revisar partes del tratado de 1903. Las revisiones favorecieron a la élite: los acuerdos aumentaron las ganancias de las familias adineradas gracias a negocios de bienes y servicios de la Zona del Canal, a la vez que servían el propósito de resguardar sus reputaciones de nacionalistas.

Sin embargo, hacia fines de los años de 1950, la élite se sintió presionada a participar en el fervor radical de los estudiantes. El empuje demográfico de la juventud, la lucha de Castro en la Sierra Maestra y la aparente sensibilidad de Washington ante las protestas anticoloniales lograron que las estrategias estudiantiles se tornaran difíciles de ignorar.

Frecuentemente, los funcionarios panameños se sintieron presionados a rivalizar con los estudiantes. Así, el ministro de Exteriores Miguel Moreno escribió al presidente en 1958 que cuando Milton, hermano del presidente Eisenhower, visitó Panamá tendrían que publicar protestas en los periódicos. Había que evitar “la impresión en el país de que [los estudiantes] son los únicos que han emprendido acciones”.

La élite decidió unirse a los estudiantes en peregrinajes simbólicos para plantar banderas en la Zona del Canal y los diplomáticos panameños incluyeron el ondear de la bandera en la lista de exigencias.

El 3 de noviembre 1959, el destacado historiador panameño Ernesto Castillero Pimentel y un diputado de la Asamblea Nacional, Aquilino Boyd, encabezaron una marcha a la Zona para protestar por la ausencia de banderas panameñas. Los medios anunciaron la marcha y el presidente Ernesto de la Guardia dio su consentimiento tácito. La violencia estalló cuando un chico de dieciséis años envolvió su bandera alrededor de la cabeza de un policía de la Zona y expresó seguidamente: “ahora está sucia”. El Gobierno panameño alegó que habían sido las autoridades de la Zona las que habían “profanado” la bandera panameña. El escritor nacionalista Gil Blas Tejeira, secretario particular del presidente Ernesto de la Guardia, prometió que trataría de localizar al presidente para aplacar la violencia. Sin embargo, la Guardia Nacional no apareció; de hecho, instruyó a sus unidades que se alejaran de los disturbios. Entre 80 y 120 policías norteamericanos y ciudadanos panameños fueron heridos.

Después de los hechos, Boyd y Castillero dieron su apoyo a los agitadores en una rueda de prensa. Las tiras humorísticas de los periódicos de Panamá representaron a los policías de Estados Unidos como perros, demonios o gorilas que atacaban a panameños indefensos.

Dos días después de los disturbios, el Consejo Nacional de Relaciones Exteriores celebró una sesión extraordinaria a puertas cerradas. Todos coincidieron en que Panamá había fallado en controlar los disturbios. Decidieron también ocultar su negligencia. Harmodio Arias Madrid concluyó que debían “mostrar emoción”, pero sin ofender al Gobierno de Estados Unidos. En noviembre, las reuniones del Concejo reiteraron la misma estrategia conservadora y evasiva.

Pocos años más tarde, a principios de 1964, los zonians se opusieron a la ejecución de una resolución que ordenaba ondear la bandera panameña en la Zona donde quiera que la bandera de Estados Unidos ondease. Entre los muchos que desobedecieron esa resolución el 7 y 8 de enero estaban los adolescentes norteamericanos de Balboa High School. El gobernador de la Zona había decidido imprudentemente no ondear ninguna bandera en la escuela. Poco después, se suscitó una protesta entre los jóvenes del Instituto Nacional para rechazar a los de Balboa High School. De esa manera, quedaba preparado el escenario de los disturbios del 9 de enero de 1964.

Editor: Ricardo López Arias
Autor: Alan McPherson. Profesor de historia. Universidad de Oklahoma.
Fotografía: Colección RLA/AVSU
Comentarios: raíces@prensa.com

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rumbo a Rusia 2018 Estos serán los primeros amistosos para la Sele

El equipo panameño clasificó como el tercer mejor equipo de Concacaf.
LA PRENSA/Archivo-Roberto Cisneros

Sistema Penitenciario Identifican a los presos que causaron incendio en cárcel de David

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

INVESTIGACIONES Demolición del cuartel policial y cárcel en David, a partir de este lunes

El ministro de Gobierno encargado, Carlos Rubio, y el director de la Policía Nacional, Omar Pinzón, revelaron que tenían identificados a cerca de 20 reclusos como autores del siniestro. El ministro de Gobierno encargado, Carlos Rubio, y  el  director de la Policía Nacional, Omar Pinzón, revelaron que tenían identificados a cerca de 20 reclusos como autores del siniestro.
El ministro de Gobierno encargado, Carlos Rubio, y el director de la Policía Nacional, Omar Pinzón, revelaron que tenían identificados a cerca de 20 reclusos como autores del siniestro. Especial para La Prensa/Flor Bocharel Q.

Luego de recabadas las pruebas periciales por parte del Cuerpo de Bomberos y del Ministerio Público (MP), este lunes se ...

FESTIVIDAD Portobelo sigue abarrotado de devotos

Cientos de devotos abarrotaron la iglesia para venerar al santo milagroso y agradecerles por los favores concebidos. Cientos de devotos abarrotaron la iglesia para venerar al santo milagroso y agradecerles por los favores concebidos.
Cientos de devotos abarrotaron la iglesia para venerar al santo milagroso y agradecerles por los favores concebidos. LA PRENSA/Migdalia Grinard

Cientos de devotos del Cristo Negro de Portobelo amanecieron este domingo 22 de octubre en la ciudad de San Felipe para ...

CRISIS Independentistas catalanes preparan respuesta a la intervención de Mariano Rajoy

La indignación entre la mitad aproximada de la sociedad catalana que apoya la independencia aumentó en los últimos días. La indignación entre la mitad aproximada de la sociedad catalana que apoya la independencia aumentó en los últimos días.
La indignación entre la mitad aproximada de la sociedad catalana que apoya la independencia aumentó en los últimos días. AFP

Los independentistas catalanes sopesaron este domingo los pasos que tomarán en la crucial semana próxima para hacer frente al ...