ESTADíSTICAS

Cifras de cáncer han disminuido en Estados Unidos

Cifras de cáncer han disminuido en Estados Unidos
Hay mayores tasas de mortalidad por cáncer de colon, cuello uterino y pulmón, según Cancer Statistics

La buena noticia es que el cáncer en Estados Unidos ha disminuido en los 25 años que finalizaron en 2016, con una caída de las tasas de mortalidad, especialmente de los cuatro tipos más comunes de la temida aflicción.

+info

Estadounidense James P. Allison y japonés Tasuku Honjo ganan el Premio Nobel de MedicinaNo está ganada la batalla contra los males crónicos

Sin embargo, hay una advertencia. Esas ganancias han sido cosechadas principalmente por los ricos. Si bien las disparidades raciales han comenzado a reducirse, el impacto del acceso limitado al tratamiento para los estadounidenses más pobres ha aumentado la desigualdad con base en la riqueza, según la actualización anual sobre tendencias y estadísticas de la Sociedad Americana contra el Cáncer.

"Con una enfermedad tan grave como el cáncer, cuando hay una reducción sustancial de las muertes, es un logro notable", asegura Len Lichtenfeld, director médico interino de la Sociedad Americana contra el Cáncer. "Pero todavía hay muchas áreas de mejora".

El seguro de salud y el acceso a la atención pueden ser un problema en algunas partes pobres y rurales del país, donde hay mayores tasas de mortalidad por cáncer de colon, cuello uterino y pulmón, según la publicación Cancer Statistics 2019. Si bien la pobreza estaba asociada a tasas más bajas de cáncer antes de la década de 1980, la tendencia se ha revertido, debido en parte a los cambios en la dieta y al tabaquismo, así como a las tasas de detección y tratamiento, afirma la organización.

Se calcula que en 2019 se diagnosticará 1.8 millones de nuevos casos de cáncer en EE.UU., y se espera que 606 mil 880 estadounidenses mueran a causa de la enfermedad, según Cancer Statistics. El grupo encontró que la reducción de entre 1 y 2 por ciento anual en la tasa de mortalidad general entre 1991 y 2016, el año más reciente disponible, implica que el país ha evitado alrededor de 2.6 millones de muertes durante el periodo.

Es posible implementar fácilmente enfoques que reduzcan aún más las tasas de mortalidad por cáncer, como una mejor detección, asegura Lichtenfeld. Le sorprendió especialmente el hecho de que nueve mujeres entre los 20 y los 39 años de edad mueran cada semana de cáncer de cuello uterino en EE.UU., a pesar del hecho de que la vacuna Gardasil de Merck & Co. puede evitar su formación.

"Perder a nueve mujeres jóvenes cada semana por una enfermedad que en general se puede prevenir es algo a lo que debemos prestar atención", dijo.

La racha de buenas noticias probablemente permanecerá por un buen tiempo, afirma Lichtenfeld. Las reducciones observadas desde 1991 no incluyen la mayoría de los beneficios de los avances médicos recientes, como los medicamentos Opdivo, de Bristol-Myers Squibb Co., y Keytruda, de Merck, los cuales ayudan al sistema inmunológico humano a atacar tumores.

"Gran parte de lo que vemos aquí se debe a iniciativas de salud pública, como dejar de fumar y realizar pruebas de detección precoz", explica. "No hemos empezado a ver el impacto de los cambios que están ocurriendo en este momento en el cuidado de las personas con cáncer".

"Vamos por buen camino. Todavía tenemos un largo trecho por recorrer, pero una parte es simplemente bloquear y atacar", asegura Lichtenfeld. Como siempre, agregó, la dieta, el ejercicio, la detección y el acceso a tratamientos efectivos son las principales armas contra la enfermedad.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL