CONTENIDO PATROCINADO

Stefanini Group, líder en innovación y tecnología, avanza en el desarrollo de soluciones digitales para Panamá

Stefanini Group, líder en innovación y tecnología, avanza en el desarrollo de soluciones digitales para Panamá
Antonio Castillo Luna. Country manager para Centroamérica y el Caribe de Stefanini Group.

“Nuestra misión es correr al ritmo de las necesidades de nuestros clientes, entender su dolor y acompañarles en sus procesos de transformación”. De esta manera, el country manager para la región de Centroamérica y el Caribe de Stefanini Group, Antonio Castillo Luna, resume el objetivo que tiene actualmente esta empresa global en el mundo de las soluciones tecnológicas, digitales y de innovación, específicamente representada por él para nuestra región.

Stefanini Group cumple 33 años y actualmente cuenta con una fuerza laboral de 25,000 colaboradores en el mundo. En su trayectoria ha logrado establecerse como uno de los mejores proveedores de tecnología a partir del desarrollo de un modelo de acompañamiento directo para definir y ejecutar estrategias de innovación, transformación y escalamiento de organizaciones digitales en diversos sectores económicos.

Siguiendo su modelo de expansión, la empresa está concentrada en llevar a cabo una importante inversión para el desarrollo de un centro de soluciones de innovación para segmentos de negocios en Panamá, como la industria, el sector financiero, telecomunicaciones, retail, salud, educación, farmacéuticas, gobierno, mercadeo, entre otros. Desde su centro de operaciones en la Ciudad del Saber, esta filial de Stefanini Group se suma a las que existen en El Salvador y Honduras, y mantiene el objetivo de seguir expandiéndose a Guatemala, Nicaragua, Costa Rica y el Caribe.

Al respecto, Castillo Luna dice ser un convencido de las grandes oportunidades de negocio en Panamá. Tras su experiencia adquirida en El Salvador y Honduras, destaca que Panamá era el paso lógico debido, en primer lugar, a su importante infraestructura y por ser un país abierto a las inversiones. En segundo lugar, destaca el talento que existe y se puede desarrollar en programación, especialmente para aplicaciones en el sector financiero y de las telecomunicaciones, con gran demanda actualmente debido a la pandemia.

De esta manera, lo que se quiere lograr es una proyección del área de Centroamérica como región atractiva para la inversión y el desarrollo.

Stefanini Group, líder en innovación y tecnología, avanza en el desarrollo de soluciones digitales para Panamá

Necesidades empresariales en una era de transformación digital

La tecnología ha cambiado nuestra forma de vivir, de trabajar, de comprar y hasta de relacionarnos. Las empresas necesitan sumarse urgentemente al proceso de transformación, de lo contrario, están destinadas a quedar obsoletas y, en el peor de los casos, a desaparecer.

“Pienso que hay que entender que el modelo de negocios ha cambiado; hay que evolucionar, pero poniendo al cliente en el centro, y aunque se dice muy fácil, no lo es, porque significa evolucionar en muchos aspectos, como procesos, formas de trabajar, y el principal de todos, en la manera de pensar de la gente, que lo defino como una transformación cultural. Para la región que representamos esta evolución empezó hace 8 años y sabemos lo que duele hacer un proceso de transformación porque lo vivimos día a día”.

La pandemia por coronavirus ha venido a significar el punto de inflexión en el tema de la innovación. De acuerdo con el mánager, la crisis aceleró los procesos de transformación y digitalización de manera drástica, y hay que estar conscientes de que a partir de ahora este va a ser el modelo de operación y hay que adaptarse a él porque ya no hay vuelta atrás.

Pone como ejemplo el caso de las empresas tecnológicas que, pese a la crisis, vieron incrementada su productividad. “Las cifras de los estudios que hacemos de cada uno de los países en donde operamos revelan que la gente tuvo un compromiso más fuerte para seguir avanzando, se preocupó por cuidar sus empleos, y pienso que ese sentido de pertenencia, de responsabilidad, se originó naturalmente. Si la productividad se incrementó, insisto en que no hay forma de regresar a lo de antes y que toca evolucionar en todos los aspectos”.

Y ¿cómo se ve Panamá en este proceso de cambio?

Para Stefanini, el cambio es la nueva normalidad, por lo que su fuerza laboral se esfuerza por servir a los clientes ofreciendo soluciones que superen la nueva forma de hacer negocios, las demandas y necesidades en una nueva era post Covid-19.

En lo que respecta a Panamá, “ha sido muy interesante el cambio de ‘mindset’ en los dos últimos años; antes de esto, en el país ya se hablaba mucho de transformar, de automatizar procesos, pero seguían existiendo dudas sobre cuál era el mejor camino para hacerlo. A partir de la cuarentena, muchas de las empresas con las que estamos haciendo negocios aquí entendieron que tenían que evolucionar, y fue interesante porque procesos en los que estábamos invitados a participar se habían puesto en ‘stand by’, pero empezó la pandemia y cualquiera pensaría que esos negocios se iban a perder, sin embargo, se reactivaron”.

El confinamiento obligó a seguir prestando los servicios esenciales, como en el caso de los bancos y las empresas de telecomunicaciones. Para el gerente país, una de las fortalezas más importantes que identifica en Panamá es su industria financiera, y esta tiene regulaciones y políticas internas en las que el tema de la seguridad es fundamental. Por ejemplo, trabajar remotamente en un banco es bastante complicado, y hacer ese cambio no solamente de mentalidad, sino también de accesos para infraestructura, para las aplicaciones, se tuvo que hacer aceleradamente. Este cambio ocurrió a nivel global, pero asegura que en Panamá fue bastante drástico.

El proceso de transformarse

Las soluciones de Stefanini Group respaldan cualquier etapa de transformación al proporcionar una estrategia u hoja de ruta que permita mejorar los modelos comerciales actuales mediante la identificación de oportunidades y la optimización del software, la infraestructura y los servicios de sus clientes. Escucharlos y ofrecerles un acompañamiento directo permite conocer las áreas de mejora para facilitar su entrada al mundo digital. A esto hay que sumar la experiencia.

Castillo Luna manifiesta que una de las fortalezas que ha ganado Stefanini al estar presente en 41 países alrededor del mundo es replicar las experiencias que vive en las industrias a nivel mundial en los países en donde opera. “Si bien no podemos compartir secretos de negocios, sí buscamos cómo aportar lo que hemos vivido en los retos de transformación digital. Hay países que están mucho más evolucionados en la región, como Brasil y México, y esas vivencias nos gusta compartirlas con nuevos clientes para que reconozcan que, en muchas ocasiones, los procesos de cambio son dolorosos, pero indudablemente satisfactorios cuando se alcanzan los resultados, y porque muchas empresas no pueden soportar seguir operando como lo están haciendo”.

Este evolucionar al ritmo de las necesidades encierra también un concepto de flexibilidad. Según se define la empresa tecnológica, es lo suficientemente grande para invertir en su ecosistema de innovación y lo suficientemente pequeña para centrarse en el cliente y ser flexible para adaptarse a sus necesidades individuales.

Ahora, integrar plataformas nuevas no es sencillo porque toma tiempo y conlleva inversiones importantes, expresa Castillo Luna, y estos son grandes retos. “Uno de ellos es llegar al mismo ritmo que los clientes de nuestros clientes necesitan para cubrir sus necesidades de forma ágil, competitiva y que los procesos de transformación duelan menos”.

Añade que en las organizaciones el principal reto sigue siendo las personas, porque la tecnología evoluciona en todo el mundo, pero la gente debe evolucionar a la par. “Trabajar para una organización por muchos años y que, en un tiempo de pocos meses, las personas tengan que transformar todo como lo venían haciendo representa un shock cultural. Hay que cambiar el chip de cómo hacer las cosas de forma colaborativa y ágil”.

Ninguno de los procesos que se viven hoy en día es igual, continúa explicando, no importa que las empresas sean de la misma industria, por eso hay que hacer un análisis y un entendimiento del momento, de la factibilidad de los clientes como primer paso. “Muchas empresas pueden tener proyectos para transformar algún proceso tecnológico y a veces puede no ser factible a nivel operativo o de regulaciones o leyes locales; por ejemplo, una empresa que tiene operación en México no porque también esté en Panamá hace lo mismo. En Stefanini entendemos primero la idiosincrasia de esa empresa en el país donde vamos a operar, su cultura, sus herramientas tecnológicas, políticas; en fin, hacemos todo un análisis para después proponer algo a la medida del cliente”.

Y, ¿por qué Panamá?

Ante esta pregunta, el country manager asegura que no solo es porque Panamá es uno de los países con mayor crecimiento en la región, sino por todo lo que representa a nivel global. Entre sus principales características destaca el Canal de Panamá, que conecta a todo el mundo, y porque actualmente nuestro país representa un puente entre los modelos tradicionales y los nuevos modelos digitales para la región. Stefanini Group visiona a Panamá como un hub de innovación, de gente talentosa, brillante y con sed de crecer y ser referente en Centroamérica. La pregunta no es ¿por qué Panamá?, sino ¿cómo no ser parte de este gran proceso de cambio que está viviendo Panamá?

De allí parte el objetivo de desarrollar talento local, porque esto ha permitido tener un crecimiento o ramp-up muy fuerte. “Capacitar el talento local de nuestros jóvenes en cada uno de los países donde operamos es una fórmula que hemos aplicado en países de Centroamérica y nos ha dado un crecimiento muy rápido de un 84% en el periodo 2019-2020”. Para él esto no es una fórmula mágica, sino el resultado de desarrollar talento y compaginarlo con la experiencia global. “Juntar esos dos factores nos ha permitido que implementemos rápidamente soluciones para los clientes”.

El equipo de Centroamérica comprende unas 263 personas, y Panamá, según Castillo Luna, definitivamente será la inversión más importante de todo este 2021. Augura que el crecimiento que acaban de experimentar será replicado y quizás sobrepasado. Cuando habla de reto, lo define así porque, según su experiencia, en Centroamérica todavía cuesta creer en el talento joven. “Cuando tomé la responsabilidad de dirigir la región, venía con esa convicción de desarrollar talentos locales y eso hemos hecho hasta ahora. Lo digo con mucho orgullo y humildad, ese 84% de crecimiento en un año es fenomenal, pero no lo hice yo, sino un grupo de personas que creyó en el proyecto y cree en Stefanini”.

Tras siete años de formar parte de este conglomerado, reconoce que gran parte de los éxitos alcanzados hasta ahora se debe a una filosofía de trabajo en la que cada miembro tiene la libertad de actuar como un emprendedor, y este modelo se replica desde la cabeza hasta toda la operación de Stefanini Group. Los estándares de calidad impulsados por la dedicación, lealtad, responsabilidad, honestidad y disciplina de los equipos son la mejor referencia, y muestra de ello son los logros y distinciones que ha cosechado el conglomerado en su trayectoria.

De acuerdo con Castillo Luna, Marco Stefanini, fundador y CEO global de la multinacional brasileña, “sigue operando como un emprendedor, y esa dinámica de negocios es increíble y funciona mucho en Latinoamérica. Nosotros queremos lo mismo para Panamá”.


Edición Impresa