Temporada de ´Zapatos´

Temas:

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203ygS6y7.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203ygS6y7.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203ygS6y7.jpg

“Enlaza su miedo a una fantasía y tendrás la llave de su corazón”, decía Pipa, una vendedora de zapatos de una exclusiva tienda en Nueva York, a su jefa Roxana.

Pipa (Maritza Vernaza) acababa de descubrir el secreto para vender zapatos femeninos: la empatía.

“No son los zapatos, son las mujeres”, le había enseñado Roxana (Mariela Aragón Chiari), quien no dudó en compartir con la joven todos sus secretos, con tal de convertirla en su vendedora estrella.

Esta segunda temporada de la obra Zapatos, escrita de forma inteligente y cautivante por la estadounidense Elaine Ávila, fue traducida por Myrna Castro y dirigida por Ted Gregory. La obra, que fue puesta en escena a mediados de este año por el Teatro Lagartija, llega en esta ocasión bajo la producción de Carlimpia, así como Maritza Vernaza y Mariela Aragón Chiari, quienes pertenecieron a aquel grupo.

El escenario, una sencilla sala con capacidad para pocas personas, le daba ese toque íntimo que hubiese sido más curioso si la sala estuviese en su capacidad completa.

La iluminación, también sencilla, logra dar dramatismo o atención a las escenas que lo requieran. Pues aquella sala es la tienda neoyorquina en donde se depuran las almas femeninas, y en donde enmascaraban sus miedos, vistiendo sus penas con zapatos.

Lo interesante de la historia es que esas mismas mujeres, que tratan de comprender a sus clientes con tal de vender sus exclusivos calzados, son a la vez protagonistas de su propia historia y tendrán que consolar sus corazones también con zapatos.

Ávila muestra en su comedia una introspección de una mujer contemporánea más competitiva y que muchas veces deja de lado la sensibilidad de su carácter para lograr el éxito profesional.

Pipa, la chica soñadora que en un principio lograba visualizar la esencia de cada zapato, termina perdiéndose a ella misma.

El personaje, bien interpretado por Vernaza, muestra un cambio que la llena de orgullo, mas no de satisfacción.

“Todo se vende, nosotras también, pero hay formas de hacerlo sin ser tan baratas”, le había dicho Roxana ante la idea de hacer una línea de zapatos más comerciales, pero al sentirse traicionada la gerente de la tienda hace lo que sea para sacar a Pipa del paso.

La interpretación de las actrices en Zapatos hubiese sido alabable en conjunto, si no hubiese sido por los constantes fallos de memoria de Mariela Aragón Chiari, quien interpreta bien, pero saca de la magia de la teatralidad con sus olvidos.

Al final, la obra logra transmitir un mensaje interesante e inteligente, cumpliendo con su intención, cuestionar a través del teatro.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Copa Airlines y trabajadores no llegaron a un acuerdo.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Juegos Bolivarianos 'Esta medalla significa mucho sacrificio', Carolena Carstens

La panameña Carstens muestra su presea.
Cortesía/Pandeportes

POTABILIZADORA FEDERICO GUARDIA CONTE Un millón de personas, sin agua

La planta potabilizadora genera 250 millones de galones diarios.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Copa Airlines y trabajadores no llegaron a un acuerdo. Copa Airlines y trabajadores no llegaron a un acuerdo.
Copa Airlines y trabajadores no llegaron a un acuerdo. LA PRENSA/Roberto Cisneros

El Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) ordenó un proceso de arbitraje entre la aerolínea panameña Copa ...