Derecho a la reunión

¿Hay un problema en tu comunidad y quieres conversarlo con tus vecinos? ¿Quieres organizarte con algunos amigos para promover alguna causa, ayudar a otros, compartir una afición, hablar sobre las inquietudes de tu gremio, organizarte para promover eventos deportivos o culturales? Ese también es un derecho.

Puedes juntarte con otras personas de manera formal o informal, hablar de lo que les preocupa, expresar lo que les apasiona, participar en actividades colectivas o simplemente celebrar.

Recuerda: todo esto puedes hacerlo mientras lo hagas de forma pacífica, es decir, que tus actividades no vulneren los derechos de otros y no se hagan con violencia o agresividad, con respeto a la integridad y dignidad de personas, propiedades o autoridades, aunque no compartan los mismos puntos de vista, gustos o aficiones.

Nadie podrá tampoco obligarte a afiliarte a un sindicato, o club, o asociación o gremio si tu no lo quieres. La integración de cualquier organización es voluntaria y libre.

Edición Impresa