Cine y más Cine y más

22 jun 'Los Increíbles 2': poder femenino

Los Parr regresan a la pantalla grande después de 14 años y tienen retos éticos y morales por resolver.

¿Cuál es el deber moral permanente del héroe? 'Los Increíbles 2' da su opinión. ¿Cuál es el deber moral permanente del héroe? 'Los Increíbles 2' da su opinión.
¿Cuál es el deber moral permanente del héroe? 'Los Increíbles 2' da su opinión. Cortesía

El deber moral permanente del héroe es ayudar a los otros, aunque el objeto de su protección, la sociedad, no lo quiera ni un poquito. Ese es el dilema que debe sortear la familia de superhéroes que protagoniza la fabulosa película animada Los Increíbles 2.

¿Qué sentido tiene atacar a los delincuentes y ser aliado de la justicia y de la ley, si la opinión pública condena tu existencia? Este dilema moral, ya planteado en películas como Spider-Man 2 (2004, de Sam Raimi) y en toda la saga de los X-Men, es el conflicto que deben resolver Bob y Helen Parr, así como sus tres hijos: Violet, Dash y el bebé Jack-Jack.

Esta nueva producción de Pixar, dirigida y escrita por Brad Bird, le plantea a la audiencia importantes interrogantes de índole ético: ¿cómo debe vivir un superhéroe su propia existencia?: ¿esperando aplausos por hacer lo que debe o dedicarse al bien y resignarse a que no puede ser moneda de oro para todos?¿Debe ponderar el beneficio de muchos en detrimento de la felicidad personal, como también ocurrió en Superman 2 (1980), de Richard Lester?

A pesar de estar perseguidos en términos sociales, aunque deben estar escondidos detrás de una máscara y por más que están desempleados por ser superhéroes, en Los Increíbles 2 los Parr se inclinan por lo correcto, porque les hace felices darles un uso positivo a los dones que tienen, aunque eso signifique dolor entre ellos por saberse incomprendidos por el resto de los ciudadanos.

Fuerza femenina

El otro aspecto que hace indispensable ver Los Increíbles 2 es la reivindicación del género femenino en su argumento.

Hay una heroína central, la señora Parr, cuyo poder es estirarse porque eso es lo que hace una mujer: es madre, esposa, tía, abuela y no pierde el rumbo.  

Pixar le ha dado el valor a las mujeres dentro de sus tramas, como ya hizo en Toy Story 2 (1999, de John Lasseter, Ash Brannon, Lee Unkrich) y 3 (2010, de Lee Unkrich); Buscando a Nemo (2003, de Andrew Stanton y Lee Unkrich); Brave (2012, de Mark Andrews, Brenda Chapman y Steve Purcell) y Buscando a Dory (2016, de Andrew Stanton y Angus MacLane).

Con Los Increíbles 1 y 2, Pixar demuestra que las damas también son capaces de salvar a la Tierra, y que tienen derecho de pertenecer a la mitología moderna del superhéroe occidental, sector que ha sido encabezado demasiado tiempo solo por hombres: Batman, Wolverine, Superman, El Hombre Araña, Thor...

Aunque existen casos recientes en el cine de Hollywood sobre superhéroes como la Viuda Negra de Los Vengadores; la Mujer Maravilla de la Liga de la Justicia y las damas de los X-Men ( Storm y Jean Grey del lado positivo, y Mystique del costado villano), las chicas tienen poca presencia en el imaginario cinematográfico industrial.

Adicción

El tercer eje temático de Los Increíbles 2 es la adicción, tanto entre los adultos como entre los chicos, de los aparatos electrónicos, algo que se desarrolla de la mano del villano Raptapantallas.

Este moderno trastorno emocional trae adicta a la población mundial que tiene acceso a una tableta o a un teléfono inteligente.

En teoría, la tecnología ayuda a la sociedad, aunque en la práctica nos domina cada día más. Somos esclavos del nuevo mensaje que nos acaba de llegar, de cuántos seguidores tenemos en nuestras redes sociales, la necesidad urgente y morbosa de ver el más reciente video viral y de jugar los más populares de los videojuegos que ingresan al mercado.

El planeta está inmerso en una peligrosa película de ciencia ficción, donde los seres humanos estamos dejando de ser racionales de manera progresiva. Los ejemplos los tenemos entre nosotros: ya no conversamos como antes, mirando a los ojos a nuestros semejantes. La tecnología altera la dinámica de nuestro entendimiento con los otros y ahora nos comunicamos entre aparato y aparato. La tecnología se ha vuelto la droga más usada por todas las capas económicas y sociales, y encima de los daños que nos ocasiona, es legal.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.