Finanzas públicas

$7,462 millones más de deuda en un año

$7,462 millones más de deuda en un año
Panamá ha aprovechado su capacidad de acceso a los mercados para captar fondos y compensar la caída de ingresos públicos, pero esto ha tenido como consecuencia un deterioro de las métricas de deuda. Archivo


En apenas un año, entre septiembre de 2019 y septiembre de este año, el saldo de la deuda pública de Panamá aumentó en $7,462.8 millones, cantidad de dinero que se puede comparar con el presupuesto de la ampliación del Canal de Panamá más el costo de la segunda línea del Metro.

Solo en el último mes, el aumento de la deuda fue de $2,527.8 millones, según un reporte de la Dirección de Financiamiento Público del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

El incremento de la deuda en el último mes se explica por las colocaciones ejecutadas en los mercados de capitales el pasado 22 de septiembre. El Gobierno recibió el desembolso del Bono Global 2032 por $1,250 millones; el Bono Global 2060 por $1,000 millones; y una Nota del Tesoro por un monto de $325 millones. En total, se colocaron $2,575 millones. Parte de esos fondos se utilizaron para recomprar títulos en el mercado local con vencimiento en 2021 y 2022 por $377.8millones, operación que se liquidó el 5 de octubre con los fondos captados en septiembre. Por lo tanto, este movimiento se debería reflejar ya en el reporte de deuda de octubre incidiendo a la baja en el saldo de la deuda.

La Dirección de Financiamiento Público dijo que estas operaciones de manejo de pasivos generan de manera combinada un ahorro en el pago de intereses de más de $6 millones para 2021 al refinanciar a tasas más bajas y disminuyendo el riesgo de refinanciamiento de estos vencimientos.

En lo que se refiere al servicio de la deuda externa de septiembre, se destinaron $48 millones a pagos de principal y $216.8 millones en concepto de pagos de intereses de distintos bonos globales, el instrumento de deuda más utilizado por el Gobierno.

$7,462 millones más de deuda en un año

El drástico aumento de la deuda en lo que va de año es consecuencia de la fuerte caída de ingresos provocada por la pandemia del nuevo coronavirus. El MEF calcula que al mes de diciembre la caída de ingresos respecto a lo presupuestado será de unos $3,000 millones. Mientras, la intención del Gobierno es mantener el nivel de gasto para no hacer más profunda una crisis que, según las estimaciones más recientes, hará que el producto interno bruto del país retroceda más de un 10% este año.

El MEF presentó esta semana en la Asamblea Nacional un proyecto de ley para elevar los niveles de déficit fiscal a un rango entre 9% y 10.5%, desde el 2.75% que permite actualmente la ley según la última reforma aprobada el año pasado.

La crisis del nuevo coronavirus ha acentuado una tendencia de deterioro de las métricas fiscales que se venía reflejando en los últimos años y que no pasa inadvertida para las agencias de calificación de riesgo.

Este año, las tres grandes calificadoras han puesto en negativa la perspectiva de la calificación de la deuda soberana, lo que significa que a mediano plazo se podría producir una rebaja en la nota crediticia del país.

El movimiento más reciente en este sentido fue anunciado el martes por Moody’s Investors Service. En su reporte, la agencia señala que “el fuerte deterioro en las métricas fiscales y de deuda continuará socavando el perfil crediticio de Panamá en los próximos años”. Un aumento continuado en los niveles de deuda e intereses del Gobierno llevará las métricas de Panamá a la mediana de otros países con el mismo nivel de calificación (en el rango de Baa), erosionando una fortaleza del perfil de Panamá que sustentó la mejora de calificación en 2019, señala la agencia.

El financista Álvaro Naranjo señaló a este diario que Panamá tiene acceso sólido a los mercados de capitales, ya que goza del grado de inversión, tiene buena percepción de riesgo entre los inversionistas internacionales y todavía la deuda es manejable. No obstante, también advirtió sobre el “vertiginoso” crecimiento de la deuda. El analista hizo el símil con una persona cuyos ingresos se mantienen o disminuyen, mientras sus gastos se elevan. “La consecuencia es que esa persona tiene que usar todos los meses su tarjeta de crédito o cualquier forma de deuda adicional para equilibrarse”.

De igual forma, como país, “en algún momento tendremos que pagar la deuda”, que irá en aumento “a menos de que de una manera u otra logremos que los ingresos sean mayores a los egresos y por los vientos que soplan no pareciera que esto se fuera a dar en un futuro cercano”.