MERCADO DE VALORES

Así funciona la emisión de bonos convertibles

Así funciona la emisión de bonos convertibles
Copa espera retomar la operación el próximo 1 de junio. Archivo

Faltaban cinco minutos para llegar a las 12 de la noche cuando entró el mensaje en el celular. “Se acaba de concretar la operación”. A la mañana siguiente, el pasado 28 de abril, la aerolínea panameña Copa Airlines hacía el anuncio oficial de la colocación de una emisión de bonos convertibles por $350 millones, un movimiento estratégico que le permitiría a la compañía contar con el capital necesario para enfrentar la peor crisis de su historia y, de paso, desmentir los rumores sobre una eventual solicitud de ayuda financiera al gobierno de Panamá.

Aunque en la plaza panameña se recuerdan algunas emisiones de similares características en el pasado, efectuadas principalmente por bancos, se trata de una figura poco común.

La emisión se colocó a una tasa de 4.5% con un plazo de cinco años. Además, la empresa abrió una ventana de 13 días para que los compradores iniciales puedan ampliar el monto de principal adquirido hasta por $52.5 millones.

El financista Álvaro Naranjo señaló que partir de una posición de endeudamiento bajo o moderado, permitió a Copa salir a buscar fondos y la respuesta es una muestra de la confianza en la compañía.

Al ofrecer la posibilidad de convertir los bonos en acciones, Copa pudo colocar la emisión a una tasa de interés más baja que si hubiese optado por una emisión tradicional, comentó.

La emisión fue privada, es decir, a un grupo de inversionistas institucionales cualificados.

Olga Cantillo, vicepresidenta ejecutiva de la Bolsa de Valores de Panamá, señaló que fue una buena colocación para Copa y un buen papel desde el punto de vista de la inversión.

Al tratarse de una emisión privada con inversionistas institucionales -por ejemplo, bancos o fondos de pensiones- que tienen sus propios equipos de analistas, se acortan los requisitos y, por lo tanto, se puede hacer la emisión de una manera más ágil. La transacción, explicó, se sustenta en la fortaleza del emisor, una empresa que ya emite acciones en Nueva York, conocida por el mercado y regulada por la Securities and Exchange Commission, el regulador del mercado de valores de Estados Unidos.

Los inversionistas tendrán la opción de cambiar los bonos adquiridos por acciones a un precio aproximado de $51.66, lo que representa una prima de 25% respecto al cierre de $41.33 del 27 de abril. Antes del 15 de octubre de 2024, los tenedores tendrán el derecho de convertir las notas solo si ocurren ciertos eventos. Desde esa fecha y hasta el vencimiento del papel, en abril de 2025, podrán hacerlo en cualquier momento.

Si los tenedores ejercen la opción de convertir bonos en acciones, resultaría en una reducción del porcentaje de participación de los accionistas actuales de la compañía.

Edición Impresa