POLÍTICA Y GÉNERO

Barreras que impiden la participación de la mujer en la política

Barreras que impiden la participación de la mujer en la política
Barreras que impiden la participación de la mujer en la política

Le pidieron que no participara, le dijeron que no iba para ningún lado, la llamaron “rémora”. Aún así, no desistió. Jackeline Hurtado se enfrentó a cinco hombres por la alcaldía de San Miguelito en las elecciones del pasado 5 de mayo. No ganó, pero obtuvo 18 mil votos.

+info

Las mujeres invisibles de las elecciones del 5 de mayo

Su experiencia como candidata, mujer y negra, en unos comicios marcados por estructuras dominadas por hombres, la narró ayer en el conversatorio Derecho Humano 21 y su realidad para las mujeres de Panamá, que organizó la Fundación para el Desarrollo de la Libertad Ciudadana, capítulo panameño de Transparencia Internacional (TI). Allí se presentaron las conclusiones del programa Barreras invisibles, candidatas transparentes, que impulsó TI, con el apoyo de la Embajada de Canadá, y el Foro Nacional de Mujeres de Partidos Políticos.

¿Hubo avances en el binomio mujer política? A pesar de que la ley electoral obliga a los partidos a tener secretarías de la mujer, exige que se les incluya en las nóminas, y aumentó el fondo para la capacitación política femenina, en las elecciones de 2019, las candidatas sortearon barreras laborales, políticas, físicas, sociales y económicas.

En el torneo, 842 personas corrieron por un cargo, y solo 102 eran del género femenino (12.11%). En 2014 se postularon 805, y apenas 96 eran mujeres (11.92%).

“La baja representación política de la mujer es un problema global”, aseguró Paula Narváez, de Gobernanza y Participación Política de ONU Mujeres, una de las panelistas. Advirtió que no se puede abordar el tema del derecho 21 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (a participar en el gobierno de un país) sin que se instale en la discusión pública el tema de la violencia política, que no es otra cosa que la violencia por la condición de mujer.

Lilly Nicholls, embajadora de Canadá, mencionó los avances que ha registrado su nación. El gabinete del primer ministro, Justin Trudeau, es paritario: 50% hombres y 50% mujeres. El presupuesto, añadió, está basado en la equidad de género.

Carlos Díaz, del Tribunal Electoral, hizo énfasis en el papel que su institución le dio a la capacitación política de las mujeres en los pasados comicios.

Poco avance, inequidad, violencia política, barreras invisibles y visibles. Pese a ese escenario, las voces coincidieron en que hay que seguir luchando para ganar espacios.

Olga De Obaldía, directora ejecutiva de TI, adelantó que la meta ahora es crear una escuela política.

Jackeline Hurtado ahora se propone correr por la presidencia de su partido: “Aunque pierda”.

Edición Impresa