CÁRCEL EL RENACER

Decomisan memorias USB y discos duros en la celda de Martinelli en El Renacer

Decomisan memorias USB y discos duros en la celda de Martinelli en El Renacer
El dinero que rompió el expresidente y el material tecnológico decomisado.

Personal de la Dirección del Sistema Penitenciario decomisó ayer seis memorias USB, dos discos duros portátiles y un cargador de celular en la celda de la cárcel El Renacer donde se encuentra recluido el expresidente Ricardo Martinelli, a quien se le investiga por supuestamente espiar las comunicaciones de, al menos, 150 personas.

Según comunicó el Sistema Penitenciario, el mandatario también tenía $160 dólares en efectivo, y cuando se le informó que solo podía tener $20, tomó esa suma y rompió los $140 restantes.

No es la primera vez que el exgobernante desafía las normas del penal. A finales de septiembre pasado amenazó con agredir físicamente a los custodios que lo vigilaban después de encerrarse con algunas visitas.

Por estos días, Martinelli también protagonizó otro enfrentamiento con las autoridades del Sistema Penitenciario, luego de que el pasado viernes se negara a que médicos del Hospital Santo Tomás le realizaran exámenes que se habían programado a petición de la defensa. Martinelli llegó al hospital público después de que a la 1:30 a.m. de ese viernes, agentes de la Policía Nacional y del Sistema Penitenciario lo trasladaran del privado Hospital Nacional, entre gritos y quejas de sus familiares y sus abogados.

Precisamente, la subdirectora general de Salud de la Población del Ministerio de Salud, Felicia Tulloch, notificó ayer al director del Sistema Penitenciario, Armando Medina, que el mandatario tiene programada una cita hoy jueves 27 de diciembre en el Hospital Santo Tomás para exámenes especiales.

Sin embargo, Martinelli ya adelantó que no irá. En una carta escrita a mano asegura que sin el conocimiento de él, de sus médicos y de sus abogados se le programó un centelleo “ordenado probablemente por Juan Carlos Varela”.

Afirma que no se lo hará porque su médico “es quien debe decidir eso”.

Edición Impresa