TERCER EJE TEMÁTICO

Medicinas baratas, la promesa recurrente de los siete candidatos

Medicinas baratas, la promesa recurrente de los siete candidatos
Medicinas baratas, la promesa recurrente de los siete candidatos

El tema salud y desarrollo humano dio pie a los presidenciables para lanzarle fuego al gobierno, y de vez en cuando saltaba una chispa entre ellos.

+info

Minuto a minuto: así fue el primer debate de los 7 candidatos presidencialesUn debate sin muchas garras ni dientesDebate rígido y sin un ganadorEducación: cifras, lugares comunes y candidatos acartonados

Todos empezaron su intervención con algún estribillo que intentara retratar la inequidad del sistema de salud en contraste con los millones y el crecimiento económico. Frases como “el país de los sobrecostos” y el país de los “23 mil millones en presupuesto” se escucharon más de una vez. El costo de las medicinas y la división entre el Ministerio de Salud y la Caja de Seguro Social fueron las dos estrellas de este eje.

Sin excepción, los siete candidatos, nuevamente con cifras y frases grandilocuentes, le recordaron a los panameños las flaquezas de los hospitales públicos y la falta de medicinas.

Recordaron a los niños que mueren por desnutrición, arremetieron contra los servicios politizados y los monopolios. Cortizo, que intentaba parecer seguro, sereno y conocedor de la materia, propuso multiplicar la compra de medicamentos y se comprometió a ofrecer farmacias populares con medicamentos de calidad.

Era la recta final del debate y ya con muchas palabras recitadas y promesas multiplicadas, algunos candidatos pusieron su mirada en Cortizo, el candidato del Partido Revolucionario Democrático, colectivo político más grande del país y el que marca primero en las encuestas. El primero fue Blandón, quien le recordó a su contrincante que hablaba de abaratar los costos de los medicamentos, pero su bancada en la Asamblea Nacional no había avalado el proyecto de ley sobre compra de medicamentos.

Pero Blandón se quedó corto al responder sobre el mecanismo para sanear las finanzas del Programa de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la CSS, cuyas reservas podrían agotarse en seis años.

El candidato del Partido Panameñista se sacó la carta que suelen presentar los políticos cuando hablan de este asunto: hay que esperar el estudio actuarial para luego hacer consultas.

Lombana echó mano de su condición de cara fresca de la contienda para arremeter contra la política en el sistema, la corrupción y habló de poner un sistema único de atención de salud sin la dualidad entre el Minsa y la CSS.

Méndez, empoderado esta vez del discurso de la izquierda, cuestionó la existencia de un sistema para ricos y pobres.

Ameglio propuso una plataforma de salud inspirada en modelos exitosos, como el del Canal. Gómez prometió combatir los monopolios y Roux recordó un proyecto de ley que presentó en la Asamblea para que las farmacias suministren medicinas a los asegurados.

En conclusión: promesas para abaratar el costo de las medicinas y ninguna propuesta concreta para sanear las finanzas del IVM.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL