INSEGURIDAD

Ministerio Público intenta establecer móvil de homicidio de abogado Francisco Grajales

Ministerio Público intenta establecer móvil de homicidio de abogado Francisco  Grajales
Ministerio Público intenta establecer móvil de homicidio de abogado Francisco Grajales

Las autoridades de la sección de homicidios del Ministerio Público intentan establecer las razones por las cuales fue asesinado ayer el abogado Francisco Antonio Grajales, hecho ocurrido en calle 11 de la barriada Las Acacias, corregimiento de Don Bosco.

Los fiscales, que trabajan en coordinación con agentes de la Dirección de Investigación Judicial, indagan en el círculo personal y profesional de la víctima, y tratan de reconstruir sus últimos pasos, para con ello establecer el posible móvil e identificar a los autores del crimen.

Grajales, excapitán de la Policía Nacional, era esposo de la abogada Jessica Canto, quien integra el equipo legal que defendió al expresidente Ricardo Martinelli en el caso de los pinchazos.

De acuerdo con las versiones preliminares, el hecho ocurrió cerca de las 9:00 a.m., cuando, supuestamente, el jurista iba a reunirse con algunas personas en Las Acacias. Hasta ahora, se desconoce con quién sostendría dicho encuentro.

Vecinos contaron a la policía que, al bajar de su vehículo, un Toyota Prado gris, Grajales fue abordado por una persona, con quien entabló conversación. Luego, se escucharon dos disparos.

Al lugar del hecho se presentó Canto, así como familiares y allegados de la víctima. También acudió el exgobernante Martinelli.

Informaciones de prensa dan cuenta de que Grajales fue destituido de la Policía Nacional en 2004, debido a su presunta vinculación con el hurto de un alijo de cocaína de la bóveda de la Policía Técnica Judicial. Por este caso también fueron destituidos varios funcionarios de esa institución.

Grajales era hermano del también abogado Juan Ramón Messina, ultimado a tiros el 23 de septiembre de 2013 en el restaurante Donde Renato, situado en la calle principal de Paraíso, en San Miguelito.

Edición Impresa