ANÁLISIS

En Perú ya se conocen las identidades tras los apodos de Odebrecht

En Perú ya se conocen las identidades tras los apodos de Odebrecht
En Perú ya se conocen las identidades tras los apodos de Odebrecht

El modus operandi de la empresa constructora brasileña Norberto odebrecht era similar en todos los países en los que pagaba sobornos.

La caja 2 o de Operaciones Estructuradas de la empresa recibía un listado de seudónimos, o apodos, con los cuales el superintendente local de Odebrecht escondía las identidades de los políticos y altos funcionarios que hacían posible sus redituables contratos.

Por ejemplo, en Perú hasta el momento se ha podido identificar por parte de los fiscales nueve proyectos contratados con Odebrecht que significaron 59 millones de dólares en coimas, distribuidas a, por lo menos, 71 beneficiarios con los más variopintos seudónimos, como Italiano o Meu Deu.

El fiscal superior Rafael Vela es el jefe del equipo especial que investiga el caso en Perú, y quien buscó insistentemente la cooperación de la empresa para obtener las identidades de los seudónimos a toda costa.

En ese país andino, al igual que en Panamá, se conoció por el trabajo del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) que Odebrecht tenía listados de los beneficiarios de sus sobornos.

“Una campaña en sectores mayores busca que los acuerdos eficaces no tenga continuidad... ”.


Rafael Vela
Fiscal Superior de Perú

Los nombres de estas personas estaban ocultos por los seudónimos (codinomes, en portugués).

El fiscal Vela se hallo frente al dilema de que las diligencias que había hecho no eran suficientes para obtener los nombres faltantes. Solo quedaba un camino: viajar a Brasil a interrogar a los los exejecutivos de Odebrecht.

En Curitiba, ciudad brasileña donde se lanzó la operación Lava Jato, la coordinación de la fiscalía peruana se hizo con la Procuraduría Federal de Brasil, que facilitó el encuentro del fiscal Vela con los exejecutivos de la constructora.

El pasado miércoles 2 de octubre, mientras la justicia en Panamá estaba de capa caída con dos fallos polémicos: el que concedió “trabajo” comunitario a Raúl De Saint Malo y el de la declaración de “no culpable” para los 15 imputados del caso “El Gallero”; en Curitiba el fiscal Vela interrogaba al exsuperintendente de Odebrecht en Perú Jorge Barata.

Este ejecutivo solo recordaba 17 identidades de los 71 seudónimos que usaba la compañía para esconder a sus sobornados.

Al día siguiente, Vela y su equipo procedieron a entrevistar al exdirectivo de Odebrecht Eleuberto Martorelli, quien procedió a identificar otros nombres detrás de los apodos inventados por la empresa. Uno de los que más llamó la atención fue “Oriente”, quien, según fuentes peruanas, le corresponde al ex presidente de ese país Alejandro Toledo.

Los fiscales continuarán con su trabajo hasta identificar todos los nombres de la lista divulgada por los medios peruanos, con base al trabajo del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

En Perú, esta investigación no tiene un término fatal y los tribunales han sido expeditos para agilizar sus decisiones, evitando que recursos dilatorios de los abogados defensores paralicen el proceso.

En Panamá, el caso Odebrecht está paralizado por dos decisiones judiciales que negaron conceder una prórroga a la fiscal superior Zuleyka Moore para continuar con la fase final del proceso.

El juez Óscar Carrasquilla, del Juzgado Duodécimo Penal, negó en primera instancia otorgarle una extensión de cuatro meses al caso. En apelación, la decisión fue confirmada por el Segundo Tribunal con la ponencia de la magistrada María Lourdes Estrada y el magistrado suplente José Hoo Justiniani.

Anteriormente, Estrada paralizó el caso por aproximadamente 6 meses mientras decidía la primera extensión.

Estrada, magistrada del Segundo Tribunal Superior, es una de las aspirantes a un cargo en la Sala Segunda de la Corte Suprema de Justicia.

El caso Odebrecht Panamá está a la espera de que un amparo de garantías constitucionales le dé el tiempo necesario para identificar a Aguia o a Cachaza, entre muchos otros.

Si el amparo es negado, quizás nunca sepamos a ciencia cierta sus identidades. Tendremos entonces que ver a los peruanos seguir sus pesquisas y ellos sí conocerán la verdad del caso Odebrecht.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL