ELECCIONES

Reunión entre Fernández y Macri envía mensaje de tranquilidad

Reunión entre Fernández y Macri envía mensaje de tranquilidad
Reunión entre Fernández y Macri envía mensaje de tranquilidad

Alberto Fernández no asumirá el cargo de presidente de Argentina hasta el 10 de diciembre próximo, pero su forma de interactuar con el líder saliente, Mauricio Macri, mientras tanto es clave para una economía en crisis. Ayer, al menos estaban hablando.

+info

Elección argentina, clave en reconfiguración de la regiónPresidente electo de Argentina pide la liberación de Lula en Brasil

Fernández llegó al palacio presidencial en el centro de Buenos Aires sin personal, salvo por un vocero. Las cadenas de televisión mostraban imágenes de los hombres, ambos con trajes, dándose la mano antes de sentarse en sillones uno frente al otro. Se reunieron durante aproximadamente una hora para tomar café. Cuando salió no hizo comentarios.

Incluso eso es un comienzo para lo que podría ser un periodo de transición complicado, entre un líder favorable al mercado que trató de promulgar la disciplina fiscal y un populista de izquierda que prometió aumentar el gasto para un público cansado del alto costo de la vida.

Macri ha estado lidiando con una economía en contracción, una alta inflación, una moneda en declive y una difícil negociación de deuda con el Fondo Monetario Internacional. La economía podría estar en peor forma para cuando Fernández asuma el cargo, por lo que las declaraciones de intención de trabajar juntos en el ínterin podrían tranquilizar a los mercados, a los inversores y al público por igual.

Horas antes, desde el búnker de campaña, Fernández dijo: “Y ojalá que quienes sean nuestros opositores en estos cuatro años sean conscientes de lo que nos han dejado y nos ayuden a reconstruir el país de las cenizas que han dejado”.

Los analistas argumentan que Fernández podría necesitar moderar su retórica, después de que a la coalición de Macri le fuera mejor de lo esperado en la carrera al Congreso.

Una pregunta clave será la relación de Fernández con su poderosa vicepresidente, la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner. Fue presidente de 2007 a 2015 y le entregó a Macri una economía dañada por años de peronismo, un movimiento político contra la élite que tradicionalmente favorece a los trabajadores sobre los dueños de las empresas.

Algunos notaron los comentarios de izquierda de Fernández en su discurso de victoria, en particular al expresar su apoyo al expresidente brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva, quien está en la cárcel. También planea viajar pronto a México para reunirse con su presidente de izquierda, Andrés Manuel López Obrador.

Fernández, incluso, una hora después de su elección pidió que se libere de prisión al exgobernante brasileño Lula da Silva, porque fue injustamente encarcelado.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL