SEGUNDO EJE TEMÁTICO

Seguridad y soberanía alimentaria: proteccionismo a los productores

Seguridad y soberanía alimentaria: proteccionismo a los productores
Seguridad y soberanía alimentaria: proteccionismo a los productores

El debate tomó calor cuando los candidatos abordaron el tema “seguridad y soberanía alimentaria”, con un discurso marcado por el proteccionismo y los ataques entre sí, en el que Laurentino Cortizo llevó las principales críticas, aunque no se dio por aludido.

+info

Minuto a minuto: así fue el primer debate de los 7 candidatos presidencialesMedicinas baratas, la promesa recurrente de los siete candidatosUn debate sin muchas garras ni dientesSin diatribas ni choque de ideas en la primera noche estelar de los candidatos

Ana Matilde Gómez arrancó categórica: “aquí no existe ni seguridad ni soberanía alimentaria”. Abogó por cerrar la Aupsa, revisar los TLC si es necesario, comprarle a los productores, construir silos y apoyar al productor con ciencia y tecnología.

Dijo que uno de los problemas del agro es que los importadores “caen parados” en todos los gobiernos, porque son quienes financian las campañas políticas. Ante la pregunta de si eliminaría el control de precios que impulsó Juan Carlos Varela, respondió que sí lo haría, pero de forma paulatina.

Como Gómez, Rómulo Roux se comprometió a eliminar la Aupsa y “acabar con las importaciones en época de cosecha”. Propuso la creación de un programa denominado Cosechando Futuro. Calentó el ambiente cuando enfiló sus dardos hacia Cortizo, recordando que fue en su gobierno –con Martín Torrijos– cuando se creó la Aupsa. Sin embargo, remarcó que como presidente también tendría la obligación de proteger a los consumidores.

Cortizo, quien renunció al cargo de ministro de Desarrollo Agropecuario durante el gobierno de Torrijos, ignoró el señalamiento y aprovechó para golpear al gobierno de Varela por sus promesas para el agro: “El IMA no será un aliado del Gobierno de Guyana”, espetó.

Como el resto, dijo que hay que eliminar la Aupsa y privilegiar al productor. “Se acabó el relajo de las importaciones en tiempo de cosecha”, repitió. Habló, sin precisar detalles, de un programa de “cosecha de agua”, de llevar el alimento del campo a la mesa e impulsar la agrotecnología.

Marco Ameglio habló de “controlar las importaciones”, defender al productor, llevar tecnología al campo y asegurar que los incentivos lleguen a los que verdaderamente producen.

José Isabel Blandón recordó que él presentó en marzo de 2006 un proyecto de ley para para eliminar la Aupsa, que fue rechazado por “sectores del gobierno” en el que participaba Cortizo. Según Blandón, la creación de la Aupsa no es parte de los tratados de libre comercio.

Dijo que gente cercana a Cortizo, como Guillermo Salazar y Alejandro Ferrer, fueron quienes avalaron la creación de esta institución.

Blandón prometió que el IMA no destinará “un real en la compra de productos importados” y fortalecer el Instituto Nacional de Agricultura y el Instituto de Investigación Agropecuaria de Panamá.

Saúl Méndez responsabilizó a sus colegas de representar a los “responsables de la quiebra del agro”. Y lanzó un compromiso: “no se va a importar ningún alimento en nuestro país”. No precisó cómo haría con aquellos productos que no se producen en el país.

También dijo que bajaría los precios por vía “legal y constitucional”.

Ricardo Lombana, por su parte, cerró con menciones directas. Comentó que tal vez Blandón necesitará, por ejemplo, dejar de nombrar amigos de su partido o de los partidos políticos en las instituciones que mencionó.

Habló de quebrar botellas y eliminar la corrupción. Dijo que proyectos con objetivos de impulsar el agro, como Remigio Rojas y Riegos de Tonosí, terminaron envueltos en escándalos. También abogó por la eliminación del control de precios, garantizar la competencia en igualdad de condiciones y terminar la cadena de frío.

En conclusión, los mensajes durante este eje se enfocaron en el proteccionismo para halagar a los productores, pocas referencias a los consumidores y propuestas millonarias sin precisar, en general, de dónde saldrán estos recursos.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL