ECOLOGÍA

Terminal petrolera en isla Boná recibió aval del CENA

Terminal petrolera en isla Boná recibió aval del CENA
Isla Boná está en el pacífico panameño.

El desarrollo de una terminal petrolera para buques en isla Boná es un tema que además de ser impulsado por la Alcaldía de Taboga, también recibió el beneplácito del Consejo Económico Nacional (CENA).

+info

Caso isla Boná: Así se hizo la investigación de La PrensaPresentan propuesta para que Boná se convierta en refugio de vida silvestreIsla Boná: un paraíso en peligro

El científico del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales Héctor Guzmán señaló que el contrato del proyecto fue avalado en 2018 por el CENA.

Activistas critican decisión del CENA sobre la isla Boná

Científicos y ecologistas cuestionaron ayer que el Consejo Económico Nacional (CENA) diera el visto bueno al contrato para desarrollar una terminal petrolera en isla Boná, distrito de Taboga.

Luisa Araúz, activista del Centro de Incidencia Ambiental, calificó como “decepcionante” que un organismo como el CENA, bajo el paraguas del Ministerio de Economía y Finanzas, adoptara esa decisión sin tomar en cuenta lo complejo de la obra en un sitio que es refugio de aves.

Araúz, quien formó parte del grupo de ecologistas que acudió la semana pasada al Ministerio de Ambiente para solicitar que Boná sea declarada área protegida, subrayó que este tipo de obras requieren mayor consulta pública en el país.

“Todo indica que la línea de acción estatal es hacia el desarrollo petrolero”, acotó.

Héctor Guzmán, científico del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, dio cuenta de que el contrato del proyecto fue avalado en 2018 por el CENA.

Guzmán mencionó que no se oponen al desarrollo, pero en este caso hay que valorar varios factores ecológicos.

“Muy cerca de allí se encuentra isla Taboguilla, que es una buena opción para una terminal petrolera, ya que se encuentra intervenida y con otro proyecto petrolero. Consideramos que Boná es una isla prístina y que debe seguir siendo un gran refugio de aves en el Pacífico”, remarcó.

Esta polémica surgió luego de que a través de un contrato, el alcalde de Taboga, Ramón Ramos, acordó un arrendamiento por 20 años prorrogables con opción a venta de la isla, a la empresa Bona Pacific Corp., para desarrollar una terminal petrolera para buques postpanamax.

No obstante, hasta el momento no ha recibido el refrendo de la Contraloría General de la República.

Los activistas esperan que el Ministerio de Ambiente declare área protegida a la zona, bajo la categoría de Refugio de Vida Silvestre, un tema que la institución dice que está “evaluando”.

Edición Impresa