INSTITUCIONALIDAD

Caen en 41% denuncias contra la corrupción

Caen en 41% denuncias contra la corrupción
Las fiscalías anticorrupción, en vía España, se encargan de investigar los delitos contra la administración pública. Archivo

En los primero 10 meses del año, que han coincidido con un cambio de timonel en el Ministerio Público y la pandemia de la Covid-19, las denuncias por presuntos actos de corrupción se han reducido en un 41% respecto al año pasado.

Estadísticas del Ministerio Público detallan que entre enero y octubre de 2019 hubo 2 mil 104 denuncias en las fiscalías anticorrupción. Y en el mismo período de este año, la cantidad de denuncias fue de mil 245.

Para el presidente del Colegio Nacional de Abogados, Juan Carlos Araúz, la lentitud de los procesos desalienta al ciudadano común a denunciar. En tanto, Carlos Lee, de la Alianza Ciudadana Pro Justicia, señaló que esto es un claro ejemplo del escepticismo y falta de confianza en la justicia.

Disminuyen denuncias de corrupción en 2020

Cifras estadísticas del Ministerio Público (MP) revelan que el volumen de denuncias presentadas ante las fiscalías anticorrupción ha sufrido un descenso del 41% con respecto a 2019, lo que algunos miembros de la sociedad civil organizada atribuyen a la falta de confianza en que al final de los procesos se produzcan condenas.

Los números del MP precisan que entre enero y octubre de 2019 se habían presentado un total de 2,104 denuncias ante la fiscalías, mientras que en ese mismo período del 2020 se han reportado 1,245 denuncias.

Desde principios de 2020 el Ministerio Público es dirigido por Eduardo Ulloa, quien hizo varias rotaciones, especialmente en las fiscalías anticorrupción.

Según los datos, las denuncias por delitos contra la administración pública también se redujeron. Pasaron de 763 en 2019 a 497 en 2020.

También hubo un descenso en las condenas por estos delitos. En 2019 hubo 90 condenas y en 2020 van 80.

En tanto, en ese mismo período, las denuncias por delitos contra el orden económico (blanqueo de capitales) pasaron de 567 en 2019 a 235 en 2020.

Las explicaciones

El presidente del Colegio Nacional de Abogados (CNA), Juan Carlos Araúz, estimó que esta situación puede deberse a varios factores, entre ellos, la pérdida de confianza en las procesos que se adelantan por este tipo de delitos, ya que hasta ahora se han dado muy pocas o casi ninguna condena relacionada con los grandes de casos de corrupción investigados en años recientes.

También reconoció que puede existir poco ánimo para denunciar actos de corrupción debido a los tiempos en los que la justicia produce respuestas, así como la ausencia de un método objetivo de evaluar las decisiones que se toman y el hecho de que ahora la ciudadanía está inmersa en cuestiones primarias, como resolver sus problemas de salud y alimentación debido a la pandemia de la Covid-19, que empezó en marzo de este año y ha impactado todos los ámbitos.

Mientras que Carlos Lee, de la Alianza Ciudadana Pro Justicia, consideró que la ciudadanía es muy escéptica frente a los procesos que tienen que ver con casos de corrupción, ya que no hay condenas y muchos de los casos no concluyen o prescriben.

A su juicio, esto puede ser un factor que incida en que el ciudadano no presente denuncias ante estos hechos, que están debilitando la democracia y favoreciendo la impunidad.

Por su parte, Roberto Troncoso, exdirectivo del Comité Panameños de los Derechos Humanos, opinó que esta realidad está directamente relacionada con la falta de confianza en el sistema de administración de justicia.

Recalcó que acudir a presentar una denuncia y que luego no se admita por falta de prueba idónea (en el caso de los diputados), desalienta al ciudadano común para acudir a un despacho judicial.

Para Troncoso, es necesario que exista más celeridad en el trámite de los procesos relacionados con delitos de corrupción para que la comunidad sienta que hay una respuesta del sistema de administración de justicia.

Sostuvo que siendo la justicia uno de los pilares de los derechos humanos, se hace necesario introducir cambios que mejoren esta institución.



Edición Impresa