CASO ODEBRECHT

Las intimidades del manejo del caso Odebrecht y Jaime Lasso

Las intimidades del manejo del caso Odebrecht y Jaime Lasso
Las intimidades del manejo del caso Odebrecht y Jaime Lasso

En las conversaciones por chat extraídas al supuesto teléfono del expresidente Juan Carlos Varela fue abordado el tema del pago de dineros –unos $10 millones– que hizo Odebrecht al Partido Panameñista entre 2009 y 2014, a través de una fundación y sociedades representadas por el exembajador de Panamá en Corea, el médico Jaime Lasso.

El 27 de julio de 2017, mes y medio después de la detención en Miami del expresidente Ricardo Martinelli, el diario El País (España) desplegó una entrevista a Rodrigo Tacla Durán, operador financiero de Odebrecht, titulada: El abogado de Odebrecht, sobre Panamá: “Martinelli rechazó un avión que quiso regalarle la constructora [Odebrecht]”.

El País comenzó preguntándole a Tacla Durán ¿Cómo se aproximaba [Odebrecht] al poder? “El primer contacto se establecía en la campaña electoral. Odebrecht corría con los gastos del marketing político de los candidatos...”, respondió.

Y fue así como empezó la relación Varela-Odebrecht, pero a través de Lasso como intermediario, quien asegura que el dinero que recibió de Odebrecht se utilizó para pagar gastos de campaña en 2009, unos $700 mil. Lo que no cuadra es que, tras las elecciones 2009, dos sociedades offshore de Lasso –Poseidon y V-Tech– continuaron recibiendo millones de dólares del Sector de Operaciones Estructuradas de Odebrecht que no han sido justificados.

Un día después de la publicación, Varela chateó a Lasso para tranquilizarlo. Tacla Durán mencionó a Michelle Lasso –hija de Jaime– cuando dijo que en el tiempo que Varela fue vicepresidente (2009-2014) “se enviaron fondos a Michelle Lasso, una persona vinculada al político que tenía una cuenta en el banco de Odebrecht...”.

Varela responsabilizó a “RM” (presumiblemente Ricardo Martinelli) de la publicación en España. Varela le escribió: Empezó esto… Todo va a estar bien… RM lo adelantó… Diario Las Américas, ahora El País. Todo va a estar bien… Ella [Michelle] solo seguirá tus indicaciones en su momento...Y todo estará coordinado… AR [presumiblemente André Rabello, exjefe de Odebrecht en Panamá] fue claro: que todo fue lobby por acceso a panam[eñismo]… Está tranquilo… Nosotros dirigimos el proceso... Aquí estoy siempre … Sacamos del poder a un grupo delincuencial que se llevó más de mil millones…”.

Las reuniones de coordinación de estrategias para tratar este tema fueron varias, a juzgar por las presuntas comunicaciones de Varela y Lasso. Una de ellas se habría llevado a cabo el 31 de julio de 2017, junto con el hermano del gobernante, el entonces diputado y presidente del Partido Panameñista, José Luis Popi Varela.

Días después, Lasso le habría escrito a Varela que Banvivienda le iba a cerrar sus cuentas y plazos fijos. Varela le habría respondido que “...Banvivienda… Manejaron todas las porquerías de Martín [presumiblemente el expresidente Torrijos]… Incluyendo el préstamo a Martiz [presumiblemente Alfredo, exembajador de Panamá en Japón y exdirector de la Caja de Seguro Social, nombrado en el gobierno de Varela] cuando le vendieron el Consulado y [la] Embajada de Japón...”.

Lasso le habría dicho a Varela que “ya es tiempo que nos acerquemos al MP [Ministerio Público] a hacer declaración jurada sobre la relación mía con ellos [Odebrecht] etc., etc., y no seguir reaccionando nada más”. El 8 de agosto de 2017, Lasso parece haber dado los primeros pasos para ello. Escribió una carta al MP que habría ofrecido enviársela a Varela. Este le habría respondido que “es bueno que los receptores la vean antes… de enviar”. Lasso también le dice que ha enviado la carta a “P” (probablemente Popi) y a “BV” (probablemente Beby Valderrama).

“Ellos están asustados con la extradición de los hijos …”. le habría dicho Varela, a lo que Lasso le respondió: “Ellos sí robaron y nada era suficiente... Maleantes de verdad y no han parado de atacar a mi hija etc...”. Varela habría concluido: “Así es… Blanquearon en el 99… Y en todas sus empresas… Dinero robado”. Luego, Varela le habría aconsejado “llamar a la Señora [presumiblemente la procuradora, Kenia Porcell] por intermedio de P…”. Lasso respondió que “Ella designó a un tal Elias… que preguntaran por él… La nota la llevará M [probablemente Michelle, su hija] con mi chofer.... No quiero que se filtre”.

El 31 de agosto de 2017, Varela le habría escrito a Lasso: “Es importante reunión con la Sra… Siento que podemos proceder, solo déjame tocar base…”. Al día siguiente, 1 de septiembre de 2017, Varela le habría dicho: “Procede con la Sra.” Tres días después, el 4 de septiembre, Lasso fue a la Procuraduría a rendir declaración. Varela le habría aconsejado a Lasso abandonar la Fiscalía “por arriba”, pues Lasso le informó que eso estaba “lleno de medios de comunicación”. Varela le habría replicado: “Nada de medios”. Lasso salió del MP en un carro conducido por el chofer de Popi Varela.

Para probar lo declarado, Lasso le habría dicho a Varela que debía entregar el reporte de gastos de campaña. Varela le habría respondido que él podía darlas notariadas, “solo que es mejor tu buscar cks [cheques] porque tu pagabas gastos directos… Debes buscar todo…”. “La vaina es cómo manejar el tema de lo aportado afuera y enviado a proveedores en Asia que es lo grueso…”, respondió Lasso.

Varela replicó: “Juguetes… Bienes… En esas cajas de UAF [Unidad de Análisis Financiero] están los cheques… Yo te puedo dar cosas que pagué que las puedes presentar… Todas las facturas de juguetes … Eso es casi 1.5 mm [millones]…”.

El 13 de septiembre de 2017, Lasso habría escrito a Varela que estaba en fiscalía. Terminada la diligencia, Lasso se habría reportado: Todo bien, dijo. “Qué bien… Una [declaración/indagatoria] más tuya y cierran eso, creo… Game Over…”, habría respondido Varela.

Poco menos de un mes después –el 6 de octubre de 2017– , Varela le habría informado a Lasso que del MP le dijeron que su declaración estaba circulando. Lasso respondería no saber quién la filtró. Rolando López –secretario ejecutivo del Consejo de Seguridad Nacional– dijo que fue el MP el que la filtró, y Lasso dijo que no creía que fuera su abogada. De hecho, ella le dijo que si quería, podía solicitar una investigación. Luego, Lasso hizo saber que su abogada le dijo que el que había filtrado el documento había sido “Roba Rolex”, abogado del exvicepresidente Pipo Virzi.

Sobreseído

El 27 de octubre de 2017, Varela le habría escrito a Lasso “A ti te darán tu sobreseimiento…”. El 31 de octubre de 2017, Varela nuevamente habría escrito a Lasso: “Panchito Arias, [por entonces] director de la prenda [La Prensa] recogió 40 millones [de dólares] de corrupción por [la venta de] sus periódicos… [Editora Panamá América, refiriéndose al caso New Business]... Samuel [Lewis], que ahora es La Estrella, recoboon3 m [recibió $3 millones] en Mundial de Valores de soborno con Rod Díaz de Medcom…”.

Lasso le habría comentado a Varela que “LP [La Prensa] tiene más info de lo que pensaba... Ojalá esto no se complique…”. Varela le habría respondido que “Debes estar listo con [las sociedades] V Tech y Poseidon [receptoras de millones de Caja 2 de Odebrtech] … La cifra será más alta, y eso vendrá en su momento…”. Poco después, el 9 de noviembre de 2017, Varela le habría dado una buena noticia a Lasso: “Tu caso quedó cerrado hoy... Con el aval del juez”.

El argumento fue que el caso ya había investigado y había sido cerrado. Pero el 10 de noviembre, tras una publicación de La Prensa sobre Odebrecht, Varela habría escrito: “No es justo contigo ni con tu familia el manejo de La Prensa… Siento debemos coordinar algo … Yo iré al medio en enero [de 2018]… Pero no está bien [que] te mezclen con esos maleantes…”. Lasso le responde: “Sí, leí LP… Me ponen como investigado por lavado... Eso no está bien..”. Al día siguiente, Lasso le escribió a Varela:La Prensa parece parte del grupo Epasa, la verdad…”.

A ello, Varela habría respondido: “Siento es mejor en su momento salir con la verdad … Que dejar que ellos la traten de definir… Siento debemos cerrar lo mediático … La cifra es importante y puede salir … De la Fundación y las tres empresas…”.

Tras la filtración de la delación de André Rabello, Lasso le habría pedido a Varela: “Autorizame una entrevista en Tv. y paro esta vaina de una y ya.... Piénsalo…”. Luego añadió que si él hiciera un acuerdo con el Ministerio Público “tipo delación… y se explican las cosas bien, sin tanto detalle, eso se cierra como debe ser, y al salir en medios el día de mañana, eso ya estaba en manos del MP, etc. y además es la verdad... Pero no quedar como un sobreseído por lavado de dinero que me puedan reabrir el caso...”.

Varela no estuvo de acuerdo. “Pensemos bien el tema de la entrevista …”. Lasso insistió: “La gran mayoría entenderá que no había otra forma de conseguir apoyo y fue mi decisión hacerlo ante las circunstancias de esos momentos...”. Varela le recomendó cautela, pero Lasso seguía: “Juan, yo deseo que esto se maneje de la mejor forma, pero siento que no responder nada me hace ver como que asiento... Si no es entrevista, hago el comunicado”.

Pese a ello, Lasso se inclinaba por la entrevista. “Déjame hacer la entrevista, Juan…”. Varela se negó: “Hagamos el comunicado…”. Lasso no cejaba: “No habrá temas que te enrede y yo asumiremos la responsabilidad de lo actuado para que estés tranquilo, pero esta vaina no es coima...”. No lo convenció.

El 28 de noviembre, Varela le habría escrito a Lasso: “Parece mañana viene La Prensa con otro refrito…”. Lasso respondió: “Ya lo leí y jamás dije o mencioné 10 M [millones]... Eso viene de la DIJ, que no se cómo se filtro eso.. Increíble.... En mi opinión, La Prensa está buscando que les des un magistrado o algo así porque no es normal ese título...”.

Las huellas que dejó el Ejecutivo en la investigación judicial

Justo cuando avanzaba el proceso judicial en el que se investigaban las relaciones de Odebrecht y el pago de coimas a través de cuentas manejadas desde Panamá, el entonces presidente, Juan Carlos Varela, se habría mantenido al tanto de todo el proceso que involucraba a ejecutivos bancarios.

Al menos esto es lo que se deja ver en las filtraciones de las conversaciones vía WhatsApp que desde el pasado 5 noviembre se publicaron en el sitio varelaleaks.com.

En las conversaciones, que se habrían dado entre entre 2017 y 2018, se observa un intercambio de información y el pacto de reuniones entre Varela y el vicepresidente senior y gerente general de Credicorp Bank, Max Harari.

Según la información filtrada, es Harari el que advierte e informa a Varela de cómo avanza el proceso, la ruta de las indagatorias y afirma que los ejecutivos del banco cooperarán en el proceso sin dejar de lado que esperaba que no se aplicaran medidas cautelares a los colaboradores.

El intercambio de información se daría cuando la fiscalía buscaba recabar más detalles sobre depósitos bancarios entre agosto y septiembre de 2009, procedentes de una cuenta a nombre de Constructora Internacional del Sur, en Credicorp Bank de Panamá hacia una cuenta de la sociedad Kadair Investment, ligada a los hijos del expresidente Ricardo Martinelli.

Constructora Internacional del Sur era una sociedad utilizada por Odebrecht para pagar coimas tanto en Panamá como en el extranjero.

Harari y Varela aparentemente habrían pactado reuniones para hablar del proceso judicial que involucraba a directivos del banco.

“Presidente, buenas tardes, para recordarle, mañana los ejecutivos Humberto De León y Eduardo Patrao se entrevistarán con la fiscal Zuleika Moore... Tenemos que hablar de eso”, escribió el empresario.

Procuraduría General de la Nación.

En el banco, Patrao contribuyó con el registro y mantenimiento de cuentas relacionadas a Odebrecht, recibiendo beneficios económicos a cambio. De León, en tanto, participó en el registro de cuentas de sociedades subsidiarias de Odebrecht para facilitar los procesos administrativos en Credicorp Bank, incumpliendo así normas del banco.

Varela habría preguntado cómo había salido el caso, a lo que Harari respondió que el día de la audiencia “prefirieron aplazarlo hasta conversar con usted”. Esto marcaría la intromisión del Ejecutivo en casos gestionados por el Ministerio Público.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL